Acoforag, un gremio que debemos cuidar

847
René Muñoz Klock

La historia de los contratistas forestales se remonta a fines de los años 70 y comienzos de los  80, cuando nacen las empresas de servicios forestales (Emsefor) y comienza el andar de estos cuasi empresarios que  fueron forjando a su paso el camino que hoy recorremos  los Contratistas Forestales.

Varios fueron los intentos de esos empresarios por agruparse para buscar en ello alguna respuesta que les permitiera alcanzar soluciones consensuadas a los innumerables problemas que tenían con las empresas principales a las que le prestaban servicios, pero las amenazas y llamadas recibidas, hacían abortar esos esbozos de asociatividad que ya se veían en el horizonte.

Y no fue hasta Diciembre del año 2013 que aflora nuevamente el espíritu de unidad necesario y se crea la Asociación de Contratistas Forestales A.G. con la participación de 19 socios fundadores.

Ya han transcurridos casi 4 años, desde ese día que marcó el inicio de una actividad proscrita del sector forestal del país y postergada por décadas, para instalarnos en un sector forestal consolidado y desarrollado, pujante e innovador, con  tecnología de punta para sus procesos y faenas, con sellos de certificaciones internacionales, pero con una gran falencia: no quiere o no sabe cómo  llegar a acuerdos conversados en una mesa de trabajo.

El sector forestal ha sido muy proactivo para importar las mejores prácticas forestales y la más avanzada tecnología para producir en sus bosques, pero ha descuidado el otro gran recurso del que dispone: sus contratistas forestales.

Esta asociación representa a esos empresarios pequeños, medianos y grandes, que diariamente trabajan por lograr buenos indicadores en seguridad, en producción y productividad y  en cada una de sus faenas, para lograr así con esfuerzo, dedicación y responsabilidad concretar sus proyectos de vida. Han sido muchos los que han quedado en el camino y que ayudaron a plasmar nuestro espíritu de trabajo, pero otros siempre y con gran esfuerzo, han sabido salir adelante demostrando  su gran sapiencia y capacidad de reinventarse.

Hoy somos 118 empresarios que conforman esta asociación y queremos ser parte y aportar al desarrollo forestal de nuestro país. Aquí están los que trabajan en el bosque desde siempre y hemos conformado un gremio que debemos cuidar.