Alberto Salinas, Conductor Forestal

422

Un día normal de Alberto Salinas empieza a las cinco de la mañana cuando su señora Carmen Gloria le prepara el que será el cocaví para el día, el desayuno y almuerzo. A las 5:40 espera al vehículo que lo trasladará a la base y a las 6:10 ya está en el camión maderero esperando el programa para el día que considera ir a cargar o descargar a Nueva Aldea o donde sean los destino, reportando a la base novedades y recibiendo nuevas rutas para el transporte de palos rollizos. Así, hasta las cinco de la tarde cuando se cierra la jornada y va de vuelta a su casa en San Carlos, región de Ñuble.

Desde que tenía 20 años condujo locomoción colectiva, tractores, máquinas trilladoras, “pero mi sueño siempre fue llegar a los camiones”, estudió mecánica en la Escuela Industrial de Chillán y egresó como mecánico y fue en el ‘88 cuando se subió por primera vez a un camión, fue un Tolva y diez años después a un camión articulado de madera aserrada. Hace 20 años es parte de Transportes Salgado recorriendo desde Calera hasta Osorno. “Empecé trabajando con Masisa, llegaba a la Calera, a Viña del Mar y  San Felipe dejando madera a las barracas y ahora Arauco tiene varios destinos y nos toca ir a dejar madera pa’ todos lados.”

“Me gusta lo forestal, lo conozco de tantos años que ya me es familiar, los caminos cuando partí en la madera aserrada, me han dado la satisfacción de conocer harto mi país de mar a cordillera.”

“Estoy contento con lo logrado sobre todo con mi familia, tengo tres hijos maravillosos, tres nietos y mi esposa es el pilar fundamental, la que se ha llevado todo el peso. En un 100% son el pilar de la familia porque uno siempre sale y llega prácticamente a comer y dormir, al otro día hay que salir de nuevo, es poco lo que uno ve a la familia. A mis hijos, los dos mayores los veía durmiendo cuando llegaba y me iba y estaban durmiendo, cuando me di cuenta ya eran grandecitos. El menor la gozó más con nosotros, tuvo otros privilegios, los tres son maravillosos, son muy unidos, somos un clan de 10 ya y somos muy achoclonados.”

“En este minuto estamos solos con mi señora, los dos mayores viven cerca nuestro, pero el menor se me fue lejos, a Iquique, él es Tecnólogo Médico. El mayor es Profesor de Educación Física, trabaja en un colegio particular y a la vez hace clases particulares de natación, de fútbol, de tenis, tiene una escuela de futbol también y mi hija es Educadora de Párvulo en un Cesfam. Tengo dos nietas que tienen 11 años, y uno que tiene 8, completamente deportistas los tres. Han ido a participar a Santiago y Concepción. Estoy muy orgulloso porque mi familia es muy unida y se quieren mucho entre todos y los nietos adoran a su abuela, la van a ver casi todos los días.”

“Gracias a Dios nunca me ha pasado nada en el trabajo, estuve como ocho años en el sur alrededor de Temuco y Valdivia, toda la semana vivía allá y gracias a Dios nunca tuve ningún problema, cerca hubo dramas pero yo nunca tuve ningún problema, de hecho, todavía estamos yendo hasta Victoria y no ha pasado nada.”

“Mi trabajo ha mejorado mucho en cuanto a la seguridad, a la preocupación por la salud de los conductores y los horarios, antes trabajábamos 24/7, dormíamos por hora, se fue arreglando de a poco y empezaron los turnos, se empezó a regularizar y hoy estamos trabajando un 90% mejor de lo que estábamos trabajando antes. Desde que entré a este rubro me cambió el sistema porque estamos trabajando con más tiempo para estar en la casa, porque antes andaba más afuera uno.”

“Siempre hay algo que mejorar porque vienen nuevas condiciones, otros terrenos, uno podría mejorar como persona, el trabajo de nosotros es conducir y trasladar la madera y tratar de hacerlo lo mejor posible.”

“El rubro forestal para el país es muy importante porque es la segunda entrada que tiene y se sigue renovando, no es una cosa que se esté muriendo. Porque aquí uno ve que se están cortando los palos y al otro día se está plantando y uno va viendo esa renovación. Hoy día, por ejemplo, yo estoy viendo fundos que están a punto de… cuando yo entré lo estábamos explotando y hoy día estamos casi a punto de explotarlo de nuevo, pasando por la poda, por el raleo, estamos viendo cómo crecen, como cuando uno ve a un hijo.”

“A mis colegas trabajadores quiero desearles lo mejor, que se cuiden, estamos en un momento difícil y hay que cuidarse y sobre todo los más antiguos. Que respeten es muy importante, que respeten a sus compañeros y a sus jefes. De repente uno se sale de las casillas, pero tratar de ser respetuoso. Ser respetuoso para mi es lo principal, tener buena voluntad para hacer las cosas, pedir las cosas en buena forma.”

“Nunca he tenido ningún problema, porque puedo hablar las cosas directamente. Mi consejo a los jóvenes que vienen es que respeten y si tienen algún problema, que traten de solucionar las cosas por la conversa porque el dialogo es mejor que nada.”

“El hacer lo que hago debe haber sido algo natural…siempre me gustaron los fierros pero la mecánica, después de un par de años ya no me gustó mucho así que me dedique a conducir. Cuando estamos de día, trabajamos seis turnos y de noche son cinco, pero ya me están pasando la cuenta los años y mis hijos igual me dan ánimo para hasta cuando pueda. Me hice una casita en un sitio grande que es sucesión y se arrienda y con el 10% me compré una parcelita para ver si en un par de años podemos disfrutarla un poco. Estoy agradecido.”