Bioforest, donde la investigación y conocimiento se transforman en innovación

0
276

Este centro de investigación de ARAUCO se creó en 1990 con el objetivo de dar respuesta a los problemas que podrían existir en el futuro. Hoy trabajan alrededor de 120 personas, de las cuales 51 son investigadores, altamente especializados y capacitados en Chile y en el exterior

Pocas empresas en el mundo tienen la posibilidad de trabajar tan a largo plazo como lo hacen las forestales y por lo mismo su trabajo debe ser sostenible en el tiempo. Para lograrlo, ARAUCO creó un centro de investigación que le ha permitido transformar el conocimiento en innovación.

En el mundo no existen muchos centros de investigación como Bioforest, cuyo trabajo se concentra en las áreas forestal, celulosa y maderas. En su Laboratorio de Biotecnología se trabaja con todo el material vegetal que ARAUCO establece en Chile, Argentina y Brasil; en el Laboratorio I+D, en tanto, se buscan nuevos productos para la industria forestal o métodos para disminuir el uso de agua e insumos en la fabricación de celulosa y madera.

A continuación, algunas iniciativas de investigación que se han transformado en innovación y tecnología aplicada.

 

GloNi: transferencia de 20 años de investigación

Tras 20 años de investigación, ARAUCO creó un híbrido de eucalipto llamado GloNi que ha logrado importantes resultados, ya que rescata lo mejor del Eucaliptus globulus y del Eucaliptus nitens.

Con el fin de aportar al país con este desarrollo, a fines de 2019 se transfirió el conocimiento y tecnología a pequeños viveristas agrupados en la Cooperativa de Mejoramiento Genético Forestal.

La transferencia de este material genético es clave para que pequeños y medianos propietarios forestales del país, puedan mejorar significativamente su negocio forestal gracias al uso de una especie con mayor productividad y calidad pulpable para el establecimiento de sus plantaciones.

Los investigadores de Bioforest iniciaron en 1999 el programa para desarrollar un híbrido que reuniera lo mejor del globulus y nitens, y tras cientos de ensayos y pruebas, hoy este producto está generando un rendimiento de 30% más de pulpa por hectárea.

“En el sector forestal chileno el material genético que plantan las empresas es muy distinto al material genético que usan los pequeños y medianos propietarios y, a través del convenio de transferencia tecnológica entre ARAUCO y la Cooperativa de Mejoramiento Genético Forestal, el GloNi será accesible a medianos y pequeños propietarios a través de viveros de terceros”, dice Claudio Balocchi, Investigador Senior y Jefe Grupo Genética de Bioforest.

Para la Cooperativa de Mejoramiento Genético esta transferencia de conocimiento permite fortalecer productividad forestal del país. Fernando Droppelmann, Director Ejecutivo, señala que “con este nuevo material, la Cooperativa y sus socios están colocando a disposición del sector forestal, toda una gama de especies con distintos grados de mejoramiento elegibles acorde a las posibilidades de sitio e intereses de producción de cada forestador nacional”.

Los viveros que hoy están trabajando GloNi son Agromen, Mahuida, Los Tilos, Piedra del Águila, Tres Robles y Forestal Anchile. Manuel Guajardo, Asesor técnico de Mahuida, añade que trabajar con GloNi “puede ayudar a los pequeños productores para mejorar sustancialmente la productividad de los bosques. El mejoramiento genético se logra luego de muchos años de trabajo y el poder transmitir ese conocimiento en forma libre es fantástico para nosotros”.

 

 

Bioforest descubre hongo que ha dañado a más del 90% de las Araucarias en Chile

Después de tres años de intenso trabajo multidisciplinario en terreno y en laboratorio, Bioforest identificó un hongo como el agente patógeno que ha afectado a más del 90% de las Araucarias en Chile.

Fue en 2015 que comenzaron a verse ejemplares jóvenes de la especie Araucaria Araucana con sus ramas secas, que poco a poco se iba extendiendo al resto del follaje hasta matar el árbol. Vecinos alertaron a Conaf sobre lo que le pasaba a la Araucaria. “Recurrimos a diversos organismos, a universidades y empresas forestales, entre ellas Bioforest”, dice Aída Baldini, Profesional del Programa Protección Forestal de Conaf.

Tras este llamado, Bioforest comenzó a tomar muestras de las ramas dañadas desde Ralco en la Región del Biobío hasta Lonquimay pasando por distintos parques nacionales que tienen alta presencia de esta especie que se distribuye en la Cordillera de Los Andes, entre Argentina y Chile.

“Hoy estamos muy contentos, que este centro de investigación haya descubierto el agente que está matando la especie”, sostiene Baldini.

Rodrigo Ahumada, Jefe Protección Fitosanitaria de Bioforest, comenta que este hito permitirá ayudar a la conservación de la especie. “Estamos muy contentos porque ya sabemos cuál es el patógeno que causa el daño en las ramas de las Araucarias y hoy se está estudiando la parte taxonómica, la identificación molecular más específica para determinar con exactitud este hongo”, dice. Y añade que “el objetivo ahora es generar los programas de desarrollo y otros que nos permitan salvar a la Araucaria, a través de la selección de árboles que sean tolerantes a este patógeno”.

La Araucaria existe en la tierra hace más de 260 millones de años. Es un árbol milenario que ha sobrevivido a diversos fenómenos naturales, especie emblemática de nuestro país, protegida por ley y declarada como Monumento Natural, de alta importancia para el pueblo mapuche, crece entre 30 y 50 metros de altura. En Chile se encuentra la mayor parte de la población mundial con una superficie cercana a las 250 mil hectáreas, distribuidas entre las regiones del Biobío y Los Lagos. En el patrimonio forestal de ARAUCO está presente en alrededor de 20 mil hectáreas que están declaradas como Áreas de Alto Valor de Conservación.

 

Nuevo producto con alto valor comercial

La habilidad para transformar un problema en una oportunidad es el estilo de trabajo que caracteriza al equipo de Bioforest. De hecho, tras los incendios rurales del verano de 2017 que afectaron unas 70 mil hectáreas del patrimonio forestal de ARAUCO, surgió la necesidad de aprovechar al máximo el uso de ese bosque quemado.

Bioforest en conjunto con el área Madera y la empresa Maderera Valdivia, desarrollaron un producto bastante innovador. Se trata de una madera termo-modificada secada en horno a alta temperatura en ambiente controlado que tiene alta durabilidad al menos de 20 años de uso en la intemperie y mejor estabilidad dimensional (menor contracción e hinchamiento), ideal para revestimientos de muros interiores y exteriores, además de pisos para terraza.

Cristián Barría, Investigador Pleno de Bioforest comenta que gracias a esta técnica, ARAUCO introdujo al mercado un producto innovador de mayor valor y cuyas características son:

•          Madera de origen renovable y certificada.

•          Posee mayor durabilidad natural que una no tratada, hasta cinco veces más.

•          Mayor estabilidad dimensional, menor contracción e hinchamiento.

•          Es un producto natural y amigable con el medio ambiente.

•          Proviene de bosques que fueron manejados de forma sustentable

•          Tiene excelente calidad, terminación y apariencia.

Esta madera, muy similar a las maderas nativas de alto valor, tiene características que le confieren aptitud para revestimiento y decking que se promueven en el retail. La ventaja del tratamiento es que no se usan productos químicos confiriendo durabilidad y estabilidad dimensional que son dos atributos muy deseables. Con este producto el pino radiata se convierte en un producto noble, de alto valor, buen aspecto, durabilidad y estabilidad.

Luis Decap, Gerente Maderera Valdivia, señala que en Europa este tipo de madera ha logrado una penetración de mercado cercana a 250.000 mt3/año con una demanda que sigue creciendo. “Chile es un mercado en desarrollo y con mucho potencial, al igual que el resto de Sudamérica, especialmente por las restricciones ambientales al uso de ciertas maderas nativas o tropicales que tradicionalmente se han usado y donde el Pino termotratado tiene una gran oportunidad. En Europa dicen, con la madera modificada térmicamente, le quita presión al bosque nativo, lo que es una gran verdad”.