Cómo ARAUCO y empresas contratistas forestales enfrentan la Pandemia mundial

0
150

Estamos viviendo una crisis mundial que nos afectará a todos. Sin saber su alcance, lo cierto es que tendrá impacto en cómo nos relacionamos y en cómo funciona el mundo. En este escenario, la industria maderera forestal fue declarada esencial para asegurar productos que permitirán enfrentar de mejor forma el futuro a corto y mediano plazo. ¿Cómo ARAUCO y sus empresas contratistas forestales están protegiendo la salud de sus trabajadores? Aquí hay algunas claves.

 A mediados de marzo, Estados Unidos, Canadá, Italia, Chile y Argentina declararon a la industria de la madera como imprescindible para enfrentar el coronavirus. Ello porque gracias a los árboles se obtiene celulosa con la que se producen cientos de productos para el cuidado personal, esto, es mascarillas, papel higiénico, pañuelos desechables, entre otros. En este contexto, mantener funcionando las empresas forestales pasa a ser cada día esencial y crítico.

En Chile, la empresa ARAUCO es un actor relevante (25 mil empleos directos e indirectos) y por eso, desde los primeros días del impacto del coronavirus, ha tomado medidas para proteger la salud de sus trabajadores como principal prioridad e intentar mantener la operación de sus plantas. ¿Por qué? Porque de ARAUCO depende el empleo de miles de personas y el funcionamiento de empresas medianas y pequeñas. A su vez, con sus materias primas (celulosa, madera, astillas) se elaboran productos que cubren importantes necesidades y, además, es un actor relevante en el Sistema Eléctrico Nacional.

A principios de marzo, la Compañía creó un Comité de Crisis que ha desarrollado un plan de acción que incluye, entre otras medidas:

  • Disminución de 50% de la ocupación de buses que trasladan a personas.
  • Ajuste de turnos de almuerzo en casinos para asegurar distanciamiento entre unas y otras (máximo 50 personas al mismo tiempo).
  • Limitar número de personas en las reuniones y asegurar distancia mínima de un metro.
  • Reforzar rutinas de desinfección en buses de transporte, casinos, y en todas las áreas de uso común.
  • Personal permanente para desinfección de baños; disponibilidad de termómetros; control preventivo antes de ingreso del trabajador.

En su esencia este modelo busca tener trabajadores seguros, responsables de su autocuidado y, a la vez, conscientes de que no están solos, sino que son parte de un equipo que se cuida mutuamente. Y este equipo seguro tampoco está solo, sino que forma parte de una organización que le provee condiciones para un trabajo bien hecho.

A fin de conocer algunas directrices de cómo el Negocio Forestal de ARAUCO está enfrentado la actual coyuntura, conversamos con el Gerente de Personas, Seguridad y Salud Ocupacional, Randall Sepúlveda.

¿Cómo se está enfrentado esta pandemia y cómo ha influido el Modelo de Seguridad que tienen?

Apenas comenzamos a ver el impacto que el virus tiene en las personas y en toda la cadena social y económica, se armó un Comité de Crisis donde vamos monitoreando la situación y el alcance que está teniendo el virus. Por lo menos, sabemos que esta pandemia tendrá impacto tanto en el corto como en el largo plazo, ya sea con pérdida de vidas, pobreza y un cambio en cómo nos relacionamos y en cómo funciona el mundo. Por eso, en este escenario hoy más que nunca debemos trabajar unidos con las empresas contratistas que proveen servicios al negocio forestal. De hecho, nos relacionamos con más de 250 empresas que emplean a unas 12 mil personas. Gran parte de ellas han alineado sus medidas de seguridad en torno a nuestro modelo donde la persona está al centro de todo: “Yo me cuido, te cuido y me dejo cuidar” y para ellos se han formado a la fecha unos 500 equipos seguros.

Hoy ese modelo toma mayor valor porque el cuidarnos, cuidar al otro y dejarnos cuidar es clave para evitar la propagación del virus.

Concretamente, hemos estado incorporando las medidas establecidas por la autoridad y hemos reforzado rigurosos protocolos preventivos tanto para el transporte, campamentos, faenas operacionales, viveros y oficinas. Junto a empresas contratistas, y hasta el cierre de esta edición de la revista, se ha catastrado el número de personas que pueden hacer teletrabajo; aquéllas que deben estar en cuarentena preventiva por la edad y otras enfermedades base; se ha segregado faenas en unidades mínimas para reducir número de contactos; en viveros han aumentado los turnos para reducir el número de trabajadores; se ha restringido viajes entre zonas; además de muchas medidas para aumentar la sanitización de oficinas, campamentos, módulos en faenas, buses y casinos. Incluso, en los Análisis de Riesgo Diarios y Diálogos de Desempeño de las empresas contratistas se ha sumado el ítem cumplimiento medidas de sanitización y cómo llegan y se van los trabajadores.

¿Qué reflexiones saca de lo que hoy vive el mundo y un llamado para que las contratistas sigan haciendo todo lo necesario para proteger a sus trabajadores?

Los líderes y quienes dan vida a las empresas contratistas forestales de ARAUCO están haciendo un esfuerzo gigante para dar tranquilidad a sus trabajadores y familias. Están tomando medidas de sanitización y resguardo para garantizar que, si el trabajador sale sano de su casa, también regrese sano. Y eso es lo que nos inspira y nos mueve.

El llamado a los empresarios -mientras podamos seguir operando, ya que, el escenario cambia día a día- es a reforzar liderazgos; a ser disciplinados en cumplir y hacer cumplir lo protocolos; a ser flexibles para adaptarse a los requerimientos de la autoridad; escuchar a los trabajadores y estar abiertos a hacer ajustes en sus procedimientos. En definitiva, estar más conectados y ser protagonistas porque sólo así podrán sacar lo mejor de sus personas.

¿Cuál será el rol de la industria forestal al mediano y largo plazo?

Nuestra madera permite hacer productos que mejoran la vida de las personas. Y si solo hablamos de lo que hoy necesita el mundo, tenemos que la celulosa es clave para la producción de mascarillas, cartón para envolver medicamentos y alimentos, implementos de ropa para doctores y todo lo que son productos para el cuidado personal (papel higiénico, pañuelos desechables, toallas absorbentes, pañales). El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos calificó a la industria forestal como una “fuerza de trabajo esencial», por tanto, hoy más que nunca debemos hacer un esfuerzo mayor para intentar seguir operando. Hasta antes del coronavirus, se enfatizaba que la industria forestal era clave para bajar el dióxido de carbono, cuidar el medio ambiente, la biodiversidad, y hoy, en la situación que estamos viviendo, añadiría que puede ayudar a la vida humana en el planeta.

¿Qué están haciendo las empresas contratistas?

Servicios de Alimentación González y Hernández Ltda.

Concentrada en la Octava Región del Biobío, esta empresa pasó de la preocupación a la acción. Han implementado medidas cuyo único objetivo es proteger y darles seguridad a los cientos de trabajadores que duermen en los 10 campamentos que tiene ARAUCO en la zona. Por ejemplo, una vez que los trabajadores van a sus destinos, se desinfecta y sanitiza tanto el interior como el exterior del campamento (paredes, pasillos, piezas, sala de juegos, cocina, utensilios, baños, etc). Cuando los trabajadores regresan, se arman grupos para cenar (o desayunar), y una vez que termina un grupo, el lugar se desinfecta y recién ahí entra el siguiente grupo. En baños y duchas es similar. En cuanto a la alimentación, se ha reforzado la higiene permanente y uso de barreras sanitarias en cocineros (mascarillas y guantes) como el lavado de manos exhaustivo, además se dispuso de azúcar, café, sal y utensilios en bolsas individuales; toma de temperatura a toda persona que ingresa al lugar; demarcación de las distancias entre una persona y otra en la línea de servicio. El cocinero cumple un papel fundamental, ya que es el único que puede manipular y entregar directamente los alimentos; se implementó teletrabajo para el personal de la empresa, entre otras medidas. «He visto más preocupación y compromiso por el cuidado propio y del compañero. Si miramos el lado positivo hay más disciplina en el cumplimiento de medidas y mayor conciencia del por qué siempre hemos exigido el uso del EPP en todos nuestros trabajadores», afirma Hugo González, gerente de la empresa, quien añade que “el modelo de seguridad ‘Juntos por una Vida Mejor’ ha sido una base importante para tomar conciencia del rol que tiene cada uno en la seguridad y salud de todos”.

Luengo y Saavedra

Lo primero que hizo esta empresa, que tiene operaciones importantes en la Región del Maule, fue comunicar a todo el personal las medidas que se iban a implementar con el fin de generar compromiso y conocer las dudas de los trabajadores. Lo inmediato fue dejar al grupo de riesgo en sus casas; luego, se entregaron implementos de higiene para evitar contagios y hoy cada trabajador se preocupa de dejar sanitizado y desinfectado su lugar de trabajo. Por ejemplo, el conductor que traslada a las personas a faena desinfecta el vehículo; el operador, su máquina; cada persona el lugar donde almuerza, etc. A su vez, el punto de encuentro de subida o bajada del turno se cambió para ir a dejar a cada persona a su residencia buscando de esta forma no usar transporte público urbano/interurbano y disposición de más agua para el lavado de manos.

Jorge Luengo, gerente de Luego y Saavedra, enfatiza que “tomamos medidas porque no queremos que nadie se infecte y que cada trabajador que sale sano de su casa retorne en las mismas condiciones y hemos logrado un alto compromiso de todos. Hoy la industria forestal cumple un rol importante y no podemos dejar de producir porque no tendríamos cómo pagarle a cada persona. El modelo de Seguridad de ARAUCO ha ayudado porque busca cuidar al trabajador lo que va de la mano con las medidas que estamos implementado”, señala.

Gesfor Ltda.

¿Qué hacemos y cómo lo hacemos? Esas fueron las principales preguntas que se hicieron los líderes de esta empresa de cosecha mecanizada a comienzos de marzo. Y la respuesta dio origen a un conjunto de normas y procedimientos que se debían implementar en forma urgente, las que se plasmaron en un “Protocolo Coronavirus Empresas Gesfor”, orientado a todos los colaboradores tanto de faenas y oficina. A partir del 13 de marzo el enfoque fue 100 % trabajo de información y capacitación a cada una de las más de 260 personas que dan vida a la compañía buscando tener un mismo mensaje y fortalecer el compromiso. Luego, se generaron medidas para asegurar los dos puntos claves de la prevención del contagio: la distancia mínima de un metro entre compañeros y la sanitización de áreas comunes para eso, por ejemplo, se disminuyó a la mitad el número de personas que se trasladan en minibuses, se marcaron los asientos que deben usar durante el traslado faena/pensión; también se redujo el número de personas en habitaciones de las pensiones a sólo dos trabajadores; desfase de turnos; diálogos de desempeño al aire libre; almuerzos por turnos; sanitización y desinfecciones frecuentes de instalaciones y cabinas de equipos. Además, implementamos una herramienta de control, “Tablero KPI Covid 19”, que permite monitorear el cumplimiento de todas las medidas y detectar a tiempo donde se producen desviaciones. Cada jefe de faena durante su turno se comunica con nuestra central y completa un exhaustivo cuestionario del estado de salud de las personas, el cumplimiento de distancias, el número de veces que se sanitizaron los equipos, stock de insumos de limpieza, EPP, estado de pensiones, etc.

Además, se tomó la decisión de no exponer a trabajadores de mayor riesgo, como es el caso de personas mayores de 60 años o con alguna patología de base, ellos se encuentran en sus casas como medida de prevención. A los colaboradores que han presentado dudas sobre posibilidad de contagio se les realizan los exámenes y se mantienen en sus hogares hasta conocer los resultados y en las oficinas administrativas se instauró el teletrabajo. “Hemos conversado mucho con los trabajadores para que estén tranquilos ya que estamos tomando todas las medidas necesarias para prevenir contagios. El Modelo de Seguridad de ARAUCO ha ayudado a nuestra gestión y complementa la línea que hemos trazado para la seguridad y salud de nuestros colaboradores”, sostiene el gerente, Fabián Flores.

Forestal Los Pellines

El 21 de marzo subió un nuevo turno a faena y fue la oportunidad para conversar sobre los alcances del Coronavirus y la estrategia que utilizaría la empresa para combatir y evitar el contagio. Los trabajadores hicieron varias preguntas y se dieron a conocer los protocolos de higienización tanto para las personas como para comedor móvil, minibuses de transporte de personal, camionetas y maquinarias. Se enfatizó en el lavado de manos con abundante jabón y agua, antes de cualquier actividad de ingesta de alimentos, la distancia mínima permitida y se dio a conocer una nueva forma de interacción interpersonal que se debía adoptar desde ese momento.

A su vez, todos los días, a primera hora, un trabajador es el encargado de tomar la temperatura al personal y dejar registro, se desinfectan los furgones (donde se permiten 5 a 6 trabajadores por furgón) y camionetas con una mezcla de agua y cloro; cada trabajador higieniza y limpia el interior de su máquina, así también el comedor móvil. Hace un par de días, una cuadrilla vivió una situación compleja donde pudieron sentir en carne propia el temor y la posibilidad de estar contagiados, luego de que la esposa de un trabajador tuviera síntomas de resfrío y dificultad respiratoria y fuera llevada de urgencia a un servicio hospitalario para la realización del examen. Apenas se conoció esa situación, se aisló al trabajador y a quienes estuvieron en contacto con él, a la espera del resultado. Luego de que saber que era negativo, se conversó abiertamente del caso entre todos lográndose un poco más de tranquilidad.

El empresario, Juan Carlos Riquelme, añade que “ha sido necesario reforzar el diálogo para crear conciencia entre los trabajadores. Las medidas de higiene y comportamiento personal buscan prevenir el contagio. Y lo que nos pasó con el caso de la esposa refuerza la importancia de tener una comunicación fluida entre todos”.

Sotraser

Esta empresa de transporte, que en Valdivia opera 50 camiones y tiene una dotación de 108 conductores, ha sido estricta en aplicar todas las recomendaciones y medidas del Ministerio de Salud en cuanto a distanciamiento social, higiene personal, sanitización de lugares, entre otras. Ha aplicado higiene de camiones con sanitización con bombas mínimo una vez a la semana; también cuando el camión entra a mantenimiento diario; cada conductor recibió un kit de desinfección para aplicar en cada cambio de turno; se implementó en camiones bidones con agua y se entregó jabón líquido para el lavado de manos y se designó a una persona con dedicación exclusiva para los procesos de sanitización y desinfección. El Gerente, Pedro Pelén, afirma que lo más importante en este tiempo ha sido la comunicación. “Escuchar a nuestros trabajadores ha sido clave para ir mejorando nuestras medidas y lo que aplica la mandante. De hecho, a solicitud de nuestros trabajadores se dispuso de agua y jabón en cada punto de recepción de camiones”, señala. También comenta que han recomendado que al llegar a casa puedan disponer de una caja en la puerta principal para dejar sus pertenencias, zapatos y ropa; que cuando deban usar vehículos personales vayan dos personas, una adelante y otra atrás; usar mascarillas cuando haya más personas y se suspendieron reuniones en lugares cerrados. “Nuestro objetivo principal es darles tranquilidad que estamos haciendo todo lo que sea necesario para protegerlos y prevenir contagios y en esto la comunicación y escuchar a nuestras personas ha sido muy relevante”, enfatiza.