Del sur de Chile al mundo: a un año del primer fardo de Pulpa Textil

38

Han pasado 12 meses desde que se produjeron los primeros fardos de este innovador producto de ARAUCO, comercializado bajo el nombre de CREATE. El desafío no fue menor: adaptar procesos y la forma de trabajar en medio de una crisis sanitaria sin precedentes y que ha posicionado a esta compañía como la primera productora en Chile y tercera de Latinoamérica, en producir Pulpa Textil.

Fue hace un año que comenzó a producirse Pulpa Textil, también conocida técnicamente como Pulpa Soluble, muy utilizada en la fabricación de tela de viscosa o rayón, reemplazando al algodón. Una razón de orgullo para todos los chilenos ya que desde el sur del país estamos contribuyendo con un producto natural y renovable.

Así lo afirma Gonzalo Martínez, Técnico Senior Mecánico del área de Caustificación, Horno de Cal y Efluentes de la planta de celulosa Valdivia. “Hemos logrado llegar al mundo con una materia prima renovable y estamos orgullosos de estelogro”.

Por su alta calidad, CREATE, el nombre comercial de esta celulosa ha tenido una muy buena recepción entre los clientes y la clave ha sido el compromiso de los trabajadores de ARAUCO. “Ha existido un esfuerzo importante, ya que el proceso es un todo: desde la forma diferente de manejar la materia prima hasta el producto final. Hoy Pulpa Textil nos ayuda bastante a nuestro posicionamiento estratégico en los mercados de celulosa en general y la razón más importante es que nos hemos convertido en el productor de celulosa de mercado con más variedad de productos en el mundo”, enfatiza el Gerente Comercial del Negocio Celulosa, Ricardo Strauszer.  

“Con la puesta en marcha de Pulpa Textil todos hemos crecido. Hoy tenemos un equipo con una gran capacidad de aprender y con una muy buena disposición a los cambios”, destaca el Gerente de Planta Valdivia, Manuel González.

Proceso de cambio

Lograr hacer pulpa textil significó un trabajo mancomunado de distintas unidades de la empresa. Ya en 2014 el centro de investigación de ARAUCO, Bioforest, realizó las primeras pruebas tanto de su proceso productivo como del producto que fabricaría el cliente. Todo para asegurar que la Pulpa Textil o viscosa, sea de la más alta calidad. “Fue un gran desafío, ya que es un producto súper distinto a lo que ARAUCO ha hecho históricamente”, asegura Dante Giacomozzi, Investigador pleno Bioforest.

A su vez, en lo que es la cosecha y abastecimiento de eucalipto para la producción de pulpa, también implicó modificar e innovar en todos los procesos, desde el volteo de los árboles, hasta su transporte e ingreso a las instalaciones de la planta. “Visitamos una faena en Brasil para aprender cuáles eran las variables más importantes y en base a eso comenzamos a aplicar varios cambios en nuestra operación, enfocados principalmente en la restricción que nos impone este proceso, que es tener madera libre de contaminación”, cuenta Rodrigo Benard, subgerente de Producción de Zona Valdivia.

Ello porque la madera debe ser químicamente más pura y de ahí que todas estas nuevas prácticas de operación se hagan en conjunto con las empresas de servicio. Por ejemplo, el volteo y arrastre debe evitar tocar el suelo, lo mismo para el acopio y el tiempo que permanece en terreno. 

Los cambios no terminan aquí. “También tuvimos que ver todo el proceso de abastecimiento para la recepción de la madera”, explica Benard incorporando tapabarros extendidos con la finalidad de tratar de suprimir al máximo posible que el propio camión, en el rodado, pueda incorporar suciedad a la madera y el lavado de camiones en planta para eliminar cualquier tipo de contaminación.

Pulpa Textil fue un proyecto muy ambicioso que requirió de gran esfuerzo y trabajo en equipo de toda la compañía. Desde el bosque en que trabajó Bioforest para caracterizar la fibra, el equipo forestal para abastecer con la madera que garantice la calidad del producto; logística y área comercial que llegaron a nuevos mercados, al equipo legal y de ingeniería y, por supuesto, al equipo de planta celulosa Valdivia. Con este proyecto, ARAUCO abrió una nueva ventana de oportunidades comerciales y también productivas, “hemos entrado al mercado con una marca muy potente y hoy día la recepción que hemos tenido de los clientes ha sido muy buena. Un producto de calidad, un producto que hoy ya es valorado en el mundo entero”, reconoce Cristián Infante, Gerente General de ARAUCO.