Derechos humanos y derechos fundamentales

122

Rodrigo Ruiz Godoy, Abogado, Magister en Derecho Laboral, Gestión Educacional y Responsabilidad Social Empresarial.  Especialista en Derecho Laboral y Previsional. Docente Universitario.

 Existe un cierto consenso en nuestro país sobre la importancia de los derechos humanos y, especialmente, la gravedad que representa que estos sean vulnerados en cualquiera de sus formas. Sin embargo, los actores políticos y sociales suelen confundir conceptos y nociones relativas a estos derechos, generando desinformación en la población.  En las siguientes líneas pretendemos hacer una breve reseña de estos y resaltar la importancia de su protección por sobre toda consideración ideológica o política que pueda hacerse de ellos.

En primer lugar, la noción de derechos humanos es una creación relativamente contemporánea. Aunque podemos rastrear sus orígenes ideológicos en el pensamiento griego y en la tradición judeo-cristiana, su antecedente más directo es la Revolución Francesa y la posterior Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789, la cual consagró jurídicamente la igual naturaleza de todas las personas. Sin embargo, recién en el siglo XX la comunidad internacional comenzó a establecer a los derechos humanos como una categoría relevante de protección. La tragedia de las guerras mundiales marcó un punto de inflexión y desencadenó una tendencia mundial por establecer ciertos derechos fundamentales. De esta forma, la creación de la ONU y la redacción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1948 fueron los puntos de partida para la creación de una serie de tratados que han dado forma al sistema mundial de protección de los derechos humanos.

Ahora bien, debemos distinguir entre dos conceptos que suelen confundirse. Derechos humanos son aquellos consagrados en tratados internacionales, como la Convención Interamericana de Derechos Humanos del año 1969. Estos derechos son garantizados por los Estados que suscriben estos instrumentos en relación con su población y, normalmente, su violación conlleva sanciones a nivel internacional. Por otra parte, los derechos fundamentales son aquellos contenidos en el derecho interno de cada país, normalmente en una Constitución. Estos derechos se garantizan a través de instrumentos jurídicos internos de cada país, como es el caso de la acción de protección consagrada en el artículo 20 de la Constitución Política de Chile y su cumplimiento compete tanto al Estado como a sus ciudadanos.

Como podemos observar, la protección de los derechos humanos y fundamentales constituye un deber de todos los Estados que participan de la comunidad internacional. Aunque aún se debate aspectos relevantes sobre estos, como su titularidad o quienes pueden violarlos, es necesario recalcar que estos derechos son un mínimo civilizatorio que la humanidad ha establecido y que durante casi 70 años han permitido una reducción de la violencia y la injusticia a nivel mundial. Por esto es importante que los diferentes países no sólo se abstengan de violar estos derechos, sino que además promuevan su respeto y generen las condiciones necesarias para su efectiva protección, sin importar si pertenezco a una mayoría o minoría social, sea trabajador o empresario.