Desafíos para contratistas forestales en contexto de pandemia, lo que llegó para quedarse

0
55

Las empresas contratistas forestales venían trabajando en medio de la crisis comercial entre China y EEUU todo este tiempo, lo que implicó una reducción de los mercados mundiales de los productos derivados de la madera y ha significado que la actividad forestal esté fuertemente presionada a una baja en su producción. Es en ese escenario en que surge la pandemia por Covid-19 con todas sus consecuencias sanitarias, económicas y sociales, donde el gobierno ha definido a la industria forestal como un sector estratégico para el país, y no debe detener su cadena productiva. Para René Muñoz, gerente de la Asociación de Contratistas Forestales AG, ACOFORAG,  “esto significará un cambio en la manera en cómo nos relacionamos de aquí en adelante. Lo primero, es que debe mantenerse un acercamiento estrecho entre contratistas y empresas principales, para en conjunto, definir la estrategia en prevención, detección y acompañamiento en el control de esta u otras enfermedades, además de una buena coordinación y pronta entrega de información.” Señala que se debe analizar con seriedad, la aparición de una nueva variable en la estructura de costos de las faenas forestales, como son los gastos mayores de transporte, en elementos de protección personal, alimentación y  alojamiento, “todos elementos y materiales necesarios para lograr el distanciamiento social y las condiciones de sanidad requeridas y seguras para la realización de las faenas, encarecen nuestra actividad.”

En este nuevo contexto, ¿Cómo debiera cambiar la manera  de trabajar o de relacionarse con los trabajadores?

El mismo contacto estrecho y de colaboración que debe existir entre las principales y sus contratistas, es el que cada uno de los empresarios debe implementar en su faena forestal. Los trabajadores, al constituir la pieza clave en el funcionamiento de los equipos y del trabajo en el bosque, deben estar muy bien informados de las acciones y consientes de las distintas medidas que se están tomando. De manera adicional,  los trabajadores tienen una doble misión: entender y aplicar todas las medidas de prevención y control en el bosque y además, continuar aplicando esos protocolos de prevención en el momento en el que llegan a sus casas.

¿Cómo crees que va a cambiar la forma de trabajar en el bosque?

Si desde hace ya un tiempo, se consideró que la accidentalidad y la productividad de las faenas eran dos variables súper fuertes para comenzar con un proceso de mecanización de ellas, hoy día habrá que agregar esta nueva variable. El mundo espera que esta pandemia no sea la última y por lo tanto, hay que prepararse para lo que viene. Por otro lado, creo que hay que sumar un punto muy importante: se incorpora  a la actividad forestal, la sanidad y sanitización de los espacios comunes de los trabajadores forestales, con protocolos de procedimientos estrictos. Esta condición, que no era una preocupación relevante hasta antes de la pandemia, se debe instalar como una acción permanente en pos de la  protección de la salud, la vida y el bienestar de nuestros trabajadores.

Fabián Flores, presidente de esta asociación gremial, explica sobre los objetivos generales de las empresas de servicios forestales, que no se han modificado como grupo de empresas, “si entendemos estos objetivos como la prestación de servicios de calidad garantizando la satisfacción de nuestros clientes. Lo que se ha modificado dentro de cada empresa del rubro y creo que, de forma transversal a todas las empresas del país, es que el principal objetivo ahora es garantizar las máximas condiciones de salud y seguridad en el trabajo para cada uno de los colaboradores y sus familias, acá tenemos una responsabilidad social.”

Agrega que este fenómeno del coronavirus los está afectando, limitando la capacidad de operación (por falta de personal), generando costos adicionales y reduciendo la capacidad de alcanzar las metas financieras fijados. Explica que “en esta situación las claves deben ser proteger, evaluar y prevenir. Debemos pensar rápido y actuar de forma ordenada para asegurar el bienestar de los colaboradores, ellos tienen un nivel de exposición mayor al no encontrarse en aislamiento, lo que genera una incertidumbre y angustia en ellos y en sus familias, por lo que queremos reconocer el esfuerzo, la entrega y la capacidad de adaptación que han demostrado.”

¿Qué aprendizajes está dejando esta crisis sanitaria?

Esta situación nos está enseñando que, como sociedad, somos más fuertes de lo que creíamos y que la colaboración es fundamental para afrontar cualquier escenario que se nos pueda plantear. Definitivamente el individualismo no es el camino. Quizá́ ese sea uno de los principales aprendizajes, la colaboración en todos los sentidos y entre todos los actores, sector público, privado y ciudadanía, es cada vez más relevante para avanzar de forma responsable y sostenible.

En los tiempos difíciles que se nos vienen la confianza entre empresas clientes y las empresas de servicios junto a nuestros colaboradores pasa a ser un valor relevante, debemos más que nunca fortalecer la comunicación, desarrollar nuestra empatía y flexibilidad a su máxima expresión.

En cuanto a cómo se verá afectado el sector con la recesión económica mundial y cómo se están preparando para ello, René Muñoz señala que “el efecto de una recesión tendrá un menor efecto en las grandes empresas más que en las pequeñas.  Una pronunciada baja en la actividad se ha visto en la zona sur del país, donde la mayoría de las empresas principales de menor tamaño han debido paralizar sus faenas llevando con ello a pequeños contratistas forestales a terminar sus contratos.

En el caso de las empresas principales de gran tamaño, la actividad no se ha visto disminuida y las faenas no se han detenido. El efecto en los contratistas forestales y, dado que  somos prestadores de servicios y aumentamos o disminuimos nuestras faenas de acuerdo a los requerimientos de las principales, va a ser mayor o menor de acuerdo a los cambios que el mercado les  imponga a ellas. Como contratistas estamos siempre preparados para reducir o aumentar nuestras producciones y todos los días navegamos con los cambios que genera el mercado. Esta condición no es distinta a la que por muchos años hemos debido estar sorteando.