Determinación de la indemnización por años de servicio para el Sector Forestal

0
293

Rodrigo Alejandro Ruiz Godoy

Abogado, Magister en Derecho Laboral, Magister en Gestión Educacional, y Responsabilidad Social Empresarial.  Especialista en Derecho Laboral y Previsional. Docente Universitario

La determinación de la base de cálculo para cuantificar la indemnización por años de servicios para el sector forestal, es un tema que se ha discutido recientemente por cuanto, la Corte Suprema ha tenido fallos que han ido cambiando los criterios en lo últimos años. Sin perjuicio de lo anterior, la doctrina vigente de la Dirección del Trabajo -para los efectos de fijar el monto de la indemnización legal por años de servicios y de la sustitutiva del aviso previo- debe observarse lo que el legislador estableció en el artículo 172 del Código del Trabajo como concepto de «última remuneración», señalando la norma legal que será todo lo que el dependiente estuviere percibiendo por la prestación de sus servicios al momento de terminar el contrato, incluidas las imposiciones y las regalías o especies avaluadas en dinero, con exclusión expresa de las horas extraordinarias, las asignaciones familiares y los beneficios o asignaciones que se otorguen en forma esporádica o por una sola vez en el año.

Ahora bien, la jurisprudencia administrativa de la Dirección del Trabajo ha señalado que si la gratificación es pagada mes a mes, sea la legal o convencional, debe incluirse en el cálculo de la indemnización por años de servicios, por no corresponder a los beneficios que el legislador expresamente ha excluido. Igual cosa acontecería respecto de las asignaciones de colación, movilización, de desgaste de herramientas e incluso los viáticos, si tales beneficios son pagados al dependiente en forma mensual. Es más, el Servicio ha dictaminado que también debe incluirse en la base de cálculo del beneficio indemnizatorio los cheques restaurante, la colación proporcionada por la empresa, la casa de habitación, aun cuando estas no se encuentren avaluadas por las partes en el contrato de trabajo.

Es del caso señalar que la Dirección del Trabajo estima que para resolver la procedencia de incluir en la base de cálculo de los beneficios indemnizatorios de que se trata una determinada regalía o prestación en especie, sólo cabe atender a si la misma es avaluable en dinero, sin que sea necesario, por ende, que las partes le hayan fijado un valor, sea en el contrato o en un acto posterior. Para el sector forestal este es el criterio vigente y la base de cálculo que debiéramos tener presente hoy día.