Don Ceferino González Marabolí

45

El 12 de julio una faena forestal en Carahue, región de La Araucanía, fue atacada por siete miembros de la CAM encapuchados y armados, los que hirieron de gravedad a Ceferino González de 65 años, al recibir un disparo de un arma de guerra calibre 5.56 que entró por su zona abdominal y salió por su espalda, heridas que hasta el día de hoy, lo mantienen internado en la UCI del Hospital de Temuco.

Fue sorprendido, junto a sus diez compañeros de cuadrilla, en un contenedor-comedor donde se refugió para protegerse y cubrirse de los disparos que llegaban de distintas partes. “Don Chefe” estaba terminando su vida laboral y había entregado gran parte de ella al trabajo en el bosque.

¿Qué es lo que motiva a que Don Ceferino se vea expuesto a esta situación de completa irracionalidad? ¿Hay alguna razón lógica que nos permita justificar una situación como la ocurrida ese día? En honor a la verdad, no la hay. ¿Qué justifica entonces que se ataque a personas indefensas que lo único que hacen es levantarse cada día a cumplir el rol que todos hacemos, trabajar, cumplir un horario definido y recibir una retribución por ese trabajo? NI LA CAUSA MÁS NOBLE LO JUSTIFICA.

Esta editorial es por todos los Ceferinos González que salen diariamente de sus casas, se despiden de sus esposas, hijos e hijas y se dirigen a trabajar al bosque, sin saber si volverán sanos y salvos a sus hogares. Por todos aquellos que han elegido desarrollar sus labores en el bosque; porque este trabajo les entrega un buen vivir, les permite tener una casa, estudios para sus hijos y otros bienes que dan alegría, tranquilidad y orgullo.

El sector forestal es eso, desarrollo, crecimiento sustentable y bienestar para todos sus trabajadores(as). Esos trabajadores(as) no se merecen que el Estado y los gobiernos los tengan abandonados a su suerte, expuestos a que aparezcan delincuentes y bandas criminales organizadas y los baleen por una causa política.  Ellos y ellas necesitan que el Estado en su conjunto, el poder ejecutivo, el poder legislativo y el poder judicial  con valentía y voluntad política, defiendan el derecho a la vida y a un trabajo seguro.