El compromiso de Forestal Cautín en momentos de crisis sanitaria

0
237

La exportación de Eucaliptus Globulus para la producción de celulosa en Japón y la comercialización de rollizos y astillas a nacional e internacional, son las principales acciones de negocios que realiza la forestal Bosques Cautín. Con cerca de 25.000 hectáreas de plantaciones en la región de La Araucanía, cuenta también con una planta de astillado de gran capacidad en la comuna de Los Sauces, siendo una alternativa para los pequeños y medianos productores de la zona, para colocar su madera.

En este momento especial, quisimos conocer la visión de Bosques Cautín S.A. a propósito del Covid-19, con Andrés Edwards, su gerente general y cómo ha sido enfrentado por la empresa. “La crisis se ha podido sobrellevar tomando las medidas de seguridad y prevención necesarias. Hoy no solo nosotros, sino que toda la industria forestal y el gobierno están comprometidos con este asunto. No han existido grandes problemas, quizás las actividades más afectadas son el transporte, por los cordones sanitarios, y las plantas, que a pesar de que no han parado, han debido tomar resguardos y adaptar turnos de producción.”

¿Cómo está operando Bosques Cautín en su zona de influencia para mantener las cadenas productivas?

Estando muy en contacto con nuestros proveedores y prestadores de servicios, creemos que este problema debemos afrontarlos en conjunto buscando las mejores prácticas que nos ayuden a no cortar la cadena de suministro.

¿Qué desafíos se han presentado en el trabajo con las empresas de servicios forestales en terreno, faenas, caminos o puertos?

En mi opinión todos han colaborado mucho en poder seguir trabajando de la mejor forma posible. El principal desafío es sin duda la concientización de las personas y las empresas de servicios. Este problema hoy está más o menos acotado, pero si nos descuidamos o la gente y empresas se relajan, puede llegar a ser catastrófico. Al mismo tiempo se nos viene un segundo desafío, quizás el más importante, que es retomar las actividades habituales, en lo personal y laboral manteniendo el nivel de alerta y prevención.

Andrés señala que el mercado se ha debilitado, que la demanda no es la misma y la incertidumbre es alta, pero que no es la primera vez que ocurre, “esto debe y va a recuperarse en el corto plazo, en eso somos muy optimistas.”

Los objetivos que tenían como empresa para este año se han debido reacomodar, y es muy probable que si esto se alarga un par de meses más se tengan que hacer nuevas proyecciones. “La primera gran enseñanza es que las empresas se pueden acomodar y que muchas veces no nos atrevemos por un tema de comodidad y costumbre. Hoy, por ejemplo, el 100% de la gente que puede trabajar vía teletrabajo lo está haciendo, y de muy buena forma. Esto no es sólo una enseñanza para el rubro, es un cambio en los paradigmas de trabajadores, empresas, sindicatos y políticos.”

¿Cuál crees serán las nuevas formas de trabajo y cuidado en el bosque que llegaron para quedarse una vez que salgamos de esta emergencia sanitaria?

Teletrabajo para todo lo relativo a la administración, las actividades del bosque no cambiarán mayormente, pero sí habrá una mayor conciencia en lo relativo al cuidado de la salud y las medidas que eviten los contagios.