El futuro del servicio de postventa en equipos forestales

0
184

Salfa es una empresa chilena con más de 80 años de historia dedicada a la comercialización e importación de vehículos y camiones para la agricultura, la construcción y especialmente para el sector forestal, donde desarrollan un innovador servicio de postventa.

Salfa es el representante oficial de la marca John Deere en Chile, presente en gran parte de las faenas forestales del país, y cuenta con una red de 32 sucursales, puntos de venta y talleres para maquinaria pesada de gran nivel tecnológico, distribuidos entre Talca  y Puerto Montt.

En el último tiempo, Salfa se ha enfocado en dar soluciones innovadoras a la cosecha forestal en alta pendiente a través de esta marca, la que ha fabricado dos nuevos modelos para trabajar en este particular  tipo de geografía chilena. Uno de ellos es el Schovel Logger, máquina que es asistida por un wuinche, el cual es operado  vía control remoto. El segundo equipo es el nuevo Skidder 6×6, modelo 768L II que permite una gran maniobrabilidad, versatilidad, agilidad y productividad. Fernando Ortiz, Subgerente de Ventas de Maquinaria Forestal de Salfa nos cuenta los logros y desafíos en un momento clave para la empresa en el rubro forestal. “Acabamos de cerrar un negocio muy importante para Salfa que fue la venta de 39 equipos a Forestal Arauco. Ha sido uno de los más importantes negocios en el último tiempo en Chile y es un desafío grande, que abarca un nivel de Servicio Técnico y Soporte en Repuestos, colocando foco en soporte de post venta, es un salto diferenciador por las características especiales que este proyecto tiene.”

Para esto, invertimos en armar una estructura de post venta potente, respaldada por la entrada en operación de Nuestra Sala de Monitoreo, que permite seguir en tiempo real el desempeño de los equipos en las faenas a través de un sistema GPRS. “Después de buscar tecnología en diversos países, finalmente en un seminario en Nueva Zelanda, nos dimos cuenta de que las grandes marcas de máquinas forestales no estaban vendiendo los fierros propiamente tal, sino que una diferenciación sobre la gestión de la flota, sobre operación, mantenimiento predictivo, ingreso de tecnología de punta en la manera de hacer las cosas y dado eso, nos convencimos de que nos podemos adelantar a lo que viene, dando otro valor y ese es el futuro de nuestro negocio,” explica Ortiz.

Actualmente esta Sala de Monitoreo está en la sucursal de Concepción, y en ella trabajan tres personas: una administra la información, un ingeniero mecánico que da apoyo técnico en tiempo real y otra persona que emite los reportes sobre los equipos que se encuentran trabajando. Y es aquí donde radica la diferencia de servicio que puede entregar Salfa. “Hay muchos beneficios que da el tener esta sala, por ejemplo, nos acorta los tiempos de respuesta en reparaciones, porque salimos de la sucursal sabiendo cuál es la mayor probabilidad de falla del equipo y cuáles son las piezas involucradas en esa falla. Podemos monitorear producción, dónde está la máquina y si realmente está trabajando o si está solo con el motor encendido. Podemos monitorear los consumos de combustible, todo esto, en el corto plazo. Pero hay un desafío que Salfa tiene hoy y es el ser capaces de predecir el futuro”.

Una serie de algoritmos matemáticos y esta tecnología de monitoreo, permitirán cruzar información sobre la falla que puede presentar una máquina y alertar antes que estas ocurran. “Antiguamente los equipos forestales trabajaban 130 horas mensuales y si uno lo comparaba con la minería, ésta trabajaba 450 horas mensuales, nuestro proyecto hoy es trabajar 430 horas mensuales. Estamos a un estándar minero donde la filosofía es que los fierros no necesitan descansar y pueden trabajar de forma casi continua, por lo que hay que hacer mucha planificación, entonces este sistema te permite planificar las mantenciones y es importante que el Dealer que te da el respaldo esté preparado para esa planificación.  Y esa es nuestra gran ventaja.”

Un Pequeño Goliat

Este enfoque de Salfa en el trabajo forestal en altas pendientes se complementa con el desarrollo de otro equipo: un Skider 6×6 modelo 768L II. Fernando Ortiz explica “tenemos mucha esperanza de que sea un aporte en cosechas en medias pendientes porque es económico, ágil y productivo, por lo que sacará ventajas importantes.”

Dos de estos equipos están a prueba en dos faenas forestales con contratistas para ver cómo se comportan en nuestra geografía en distintas condiciones climáticas, “ha sido importante probarla con harto barro, con harta lluvia, con las exigencias que nuestras Empresas de Servicios operan aquí en Chile, todos los que ya llevamos años en este trabajo, sabemos que nuestro país, siempre nos exige de mayor y diferente forma que en otros países del mundo y por esto hemos querido tener estas unidades produciendo y  hemos tenido muy buenos resultados, nos tiene muy contentos, los comentarios de los operadores han sido muy buenos, y esto nos llena de alegría, ya que son ellos los que están día a día trabajando en los equipos” señala Ortiz.

Estas dos unidades del modelo final desarrollado por John Deere, son las primeras que están funcionando en Sudamérica, de las ocho que liberaron para venta a nivel Mundial este año, luego de tres años trabajando en su prototipo. “Yo creo que va a ser un éxito en el mercado, un aporte importante a la industria forestal chilena porque baja costos de operación, tiene una fiabilidad y lo otro es el respaldo que Salfa le da a la marca, la cantidad de capacitaciones a mecánicos donde tenemos mallas curriculares donde se van capacitando en diferentes aspectos de mecánica, hidráulica y la electrónica, traerá un desarrollo que es el que necesitamos en Chile para ir mejorando nuestras operaciones”