Forestal Bosques del Sur: De la mano de la tecnología seguimos avanzando en el área

1600
Faena en Bosque
Faena en Bosque

Cuando Jorge Luengo decide salir a los 16 años de su casa en Victoria y trasladarse hasta Concepción, nunca pen- só que su vida estaría ligada al área  forestal  y  maderera por más de 4 décadas.

Hijo de una familia con 9 hermanos, ante la muerte de su padre toma la decisión de comenzar una nueva vida en Concepción, postulando incluso a la rama de oficiales de la Armada y estando a punto de partir a la Capital y el mundo giró de manera contraria a sus pretensiones.

“Estaba en la fila para iniciarme en la escuela de oficiales, había pasado  todos  los exámenes médicos y de pronto un oficial nos señala a dos personas que debíamos salir de la fila. Nos dicen que ingresarían otras dos personas, pero que no nos preocupáramos porque nos llamarían dentro de las próximas semanas cuando comenzaban las renuncias, pero ese llamado nunca llegó” relata Jorge.

Su vida ligada al bosque

Allí toma la decisión de comenzar a trabajar en una empresa forestal, conociendo las características de este trabajo. Y, el año 1976 realiza su primer curso forestal y comienza a ascender en la empresa donde trabajaba, llegando a ser jefe de faenas.

Jorge Luengo Forestal Bosques del Sur
Jorge Luengo Forestal Bosques del Sur

El año 1992, Jorge Luengo decide  independizarse, y con 14 personas a cargo crea la empresa familiar Forestal Bosques del Sur.

“Siempre he querido man- tener una relación cercana con mis trabajadores. Yo conocí en carne propia la difícil misión de trabajar en faenas, por eso cuando comenzamos, yo incluso me quedaba con ellos durante las noches, les llevaba su comida y me preocupaba de todos los detalles de su seguridad y bienestar. Hoy con más de 270 personas, sigue siendo nuestro objetivo principal el bienestar y seguridad de nuestros trabajadores” explicó Jorge.

Jorge Luengo se siente pleno y orgulloso de lo conseguido durante estos años y es por eso que además está en cons- tante movimiento y buscando nuevas tecnologías para innovar en la industria forestal, lo que lo ha llevado a ser pionero en la integración de nuevos equipos en el área.

Jorge, es uno de los socios fundadores de Acoforag, y destaca el trabajo que ha realizado el Gremio por los contratistas “se ha logrado mostrar a la comunidad lo que hacemos, sin embargo creo que no hemos sido capaces de unirnos más como pares”.

DESDE TORRES DE MADEREO HASTA LA ULTIMA TECNOLOGIA EN RETROEXCAVADORAS

El principal cliente de Forestal Bosques del Sur es  ARAUCO, lo que conlleva a Jorge a ir avanzando no solo en el mejoramiento del capital humano sino también en las nuevas tecnologías que van apareciendo a nivel mundial.

“En el 2012 comencé a via- jar a Austria y conocí las nue- vas Torres de Madereo tecnologizadas que entregan mayor eficiencia y son manejadas por un solo funcionario lo que simplifica los recursos. El 2013 me decidí y traje a Chile la primera de ellas, alcanzando altos índices de competitividad lo que se ve reflejado en que ya contamos con 14 en nuestras distintas faenas”.

Forestal Bosques del Sur trabaja en Cauquenes, Constitución y Biobío, con 80 equipos para trabajos de bosque, 48 camionetas y 13 buses para el traslado de su personal.

Jorge Luengo trajo además el primer highlander computarizado a Chile, equipo que está en proceso de prueba y debería comenzar a funcionar durante  el  mes  de  julio, y a la llegada de la nueva retroexcavadora que realizará 3 funciones específicas que actualmente  se  desarrollan con 3 máquinas diferentes.

“Estamos siendo precursores en la innovación y esperamos que los empresarios del área se atrevan a dar el paso”

Jorge Luengo, asegura que pese a todo el entusiasmo y esfuerzo que le han puesto a esta empresa no están ajenos a los problemas “ha habido muchos cambios últimamente, y los riesgos económicos no están fuera de la industria y llevamos varios meses sin mejorar y pese a ello se siguen haciendo inversiones, no sólo en la empresa sino también que invertimos en nuestros trabajadores”.

Y a esos cambios y crisis económicas  Jorge  le  suma el drama que afecta al sector hace años “Pese a que yo no he sido víctima de ataques ni atentados, sufro al ver lo que ocurre y que nadie haga nada. Necesitamos que de una vez por todas se tomen medidas efectivas para terminar con esto”.

Pero Jorge es optimista y está seguro que las cosas van a mejorar, tanto en lo del conflicto, como en el poco repunte económico y apuesta a que el ingreso de la tecnología los ayudará a establecer nuevos desafíos para el área forestal.