Gremio de industriales madereros en alerta

796

Conversamos con Fernando Rosselot, presidente nacional de Pymemad, gremio que reúne a otro importante actor del rubro, en esta entrevista conocimos sus amenazas y desafíos.

El sector forestal chileno, al crecer y desarrollarse como lo ha hecho, ha permitido y también, porque no, necesitado la formación de diversos gremios relacionados. Uno de ellos es la Asociación de Pequeños y Medianos Industriales, conocida como Pymemad, la que nace en 2009 como una voz común para que las autoridades de ese entonces escucharan sus necesidades y requerimientos y trabajar por ellos. La Asociación hoy está compuesta por 120 pymes madereras de todo el país, con directivas regionales en el Maule, Concepción, Araucanía, Los Ríos y ahora en Ñuble.

Su presidente a nivel nacional es Fernando Rosselot, Ingeniero Forestal de Universidad de Chile, ex Director del Instituto Forestal, INFOR y hoy en la gerencia de Maderas Prosperidad. Según Rosselot, “Pymemad se crea para asociar a los pequeños y medianos industriales de la madera y tener una voz desde el sector de las pymes, ya que Corma no nos representaba. Los primeros en gremializarse estuvieron en Maule y Biobío. Somos gente de trabajo que lucha día a día por sobrevivir y lograr el abastecimiento de materia prima suficiente para seguir operando sus industrias, ya que damos el 80% del trabajo del sector forestal en el País.”

¿Cuáles son las principales amenazas para las pymes madereras?

La más importante y fundamental es la falta de abastecimiento y que el patrimonio se siga concentrando en 2 empresas estas empresas deben tener claro, de una vez por todas, que deben trabajar muy unidas con las pymes para que el sector sea más equitativo y sustentable. Ahora Masisa venderá su patrimonio en Chile y Argentina y sería inviable que estas empresas lo adquieran, hay propietarios chicos y medianos que hay que proteger.

Al haber menor cantidad de bosque disponible, con los incendios por ejemplo, las Pymes van quedando fuera porque nos cuesta competir en cuanto a los valores. Por esto nos hemos reunido con el Ministro de Economía, para plantearle el poder abrir instrumentos a las Pymes madereras para el cambio de tecnología porque no hay capital para invertir. También estamos solicitando que se reestablezca a la brevedad una mesa biministerial –economía y agricultura- que teníamos en el primer gobierno del presidente Piñera y que se siga activando el Consejo de Política Forestal, para que se conversen estos temas. Hay un estudio de Infor sobre la disponibilidad de madera y su proyección a futuro, el proyecto MAPA se viene y no hay claridad de qué va a pasar. Arauco está comprando eucaliptos a precios altos que nunca antes se había visto.

Hay un problema de regulación del mercado y las grandes empresas tienen que ponerse una mano en el corazón, los chicos no podemos existir sin las grandes empresas, hay que seguir conversando con todos.

¿Han cerrados pymes madereras en la macro zona forestal y cuál es la causa?

Gracias a Dios todavía no cierran muchas, serán unas 5 o 6 a nivel de la macro zona, pero esto se puede venir muy complicado el invierno cuando por las condiciones climáticas no se puede entrar a ciertos predios, los pequeños propietarios no tienen caminos hechos. Además los mercados cada día están más difíciles y las soluciones en los puertos tampoco se ven.

¿Qué ocurre en los puertos, cual es problema que se está generando?

Ahí hay un tema de prioridades. Las grandes empresas tienen la preferencia y tarifas más baratas por volumen. Se nos “rolea”, las navieras nos avisan un día antes que la carga no saldrá según lo estipulado y los envíos se van aplazando. En otros países hay espacios asegurados para las Pymes. Hay más regulación, en nuestro país no. Es la ley del más fuerte.

¿Cómo es el mercado actual para las pymes madereras?

Mercado nacional y exportador pero los dos están muy malos. A través de Prochile están apareciendo nuevas oportunidades de mercado, pero en general, no hay una activación comercial internacional. A nivel nacional comercializamos madera verde y seca que es un importante mercado y la astilla que proveemos a las grandes empresas que son las únicas compradoras para la celulosa, han bajado los niveles de compra de la madera aserrada y de nuestros principales productos que exportamos a países como China, Corea, Taiwán, Vietnam y Estados Unidos. Nos han dado por todos lados.

Pese a este escenario adverso, ¿Qué pasa con la innovación? ¿Hay apoyo de CORFO o de alguna otra entidad relacionada?

Están apareciendo Herramientas para que se logre innovar. Es muy importante que nos apoyen en tecnología para las máquinas, para poder levantar la gestión de trozados, con uno o dos puntos que se logren, habrá más ganancia y se podrá rentabilizar.

¿Qué tan importante ha sido el existir como gremio?

Es muy importante porque somos una de las voces autorizadas de las pymes del sector y hemos tenido reuniones en estos diez años con todas las autoridades de turno, que no saben o no sabían lo que es el este otro sector forestal. Ha sido un tema más conocido por la Corma y las empresas que la forman. Y las pymes que son parte de este sector forestal sufren por el abastecimiento de madera, que no tiene su tecnología actualizada, que está en el día a día comprando palos, también hay poca flexibilidad de los bancos con préstamos. Todos sabemos cómo sufre la pyme de esta país, por eso hay que estar todos los días conversando con parlamentarios, con alcaldes, con todo el mundo.

Finalmente, ¿Cuáles son los principales desafíos?

Que el Consejo de Política Forestal que agrupa a gran parte de los actores del sector, siga funcionando y tenga mayor poder de asesoramiento hacia las autoridades. También el tema de abastecimiento, el apoyo del Ministerio de Economía en nuestras demandas de clasificación de las pymes, la creación de la mesa interministerial economía y agricultura con las grandes empresas, dar facilidad de embarque y tarifas en los puertos, y la creación de una subsecretaria forestal.