Grupo Antilemu. Crecimiento y desarrollo con el foco puesto en los trabajadores

3374

Esta empresa familiar fundada hace 36 años por Byron Smith, hoy cuenta con 140 colaboradores a través de la forestal Antilemu, la Maestranza Tecforest y de Transportes Slatan.

La cosecha de bosques de pinos y eucaliptos, además del carguío de madera, es el trabajo que realiza la Forestal Antilemu principalmente en la provincia de Arauco. Christian Saelzer Estefó, su gerente general, cuenta que la empresa fue fundada el año 1982 bajo el nombre de Byron Smith como razón social y en la década de los ’90 se consolidó como Forestal Antilemu. Actualmente es reconocida por la calidad humana y de las operaciones forestales que realiza. “Nuestro principal cliente es Forestal Arauco en la zona centro que abarca la provincia de Arauco específicamente. Tenemos nuestra base de operaciones en la comuna de Arauco, así como la oficina de mantenimiento, de seguridad y salud ocupacional y la maestranza,” explica.

¿Cómo ha cambiado el rubro desde el ‘82?

Antes no era tan sofisticado como es hoy. Se hacía una sola pega con moto sierra, mucha gente a pie, muy poca máquina, mucho estrobero y motoserrista. Hoy día somos cuatro “motos”, tres estroberos y más de 80 operadores. El cambio que ha tenido la empresa en estos 36 años ha sido drástico en lo que es mecanización, pero el cambio más fuerte, nuestro punto de inflexión, se produjo en los años 2014 y 2015, cuando nos adjudicamos nuevos proyectos licitados con Arauco, donde debimos hacer una inversión fuerte en maquinarias que fue enfocada principalmente en la mecanización de las faenas forestales que en ese entonces teníamos.

Hicimos un traspaso de nuestra población laboral desde el estrobero y motoserrista muy tradicional, a la generación de operadores y este cambio fue principalmente con formación interna del mismo personal que teníamos. Pusimos el foco primero en las personas que teníamos capacitándolas e instruyéndolas y cuando agotamos el reclutamiento interno, salimos a buscar gente afuera y cerramos el círculo con trabajadores que mantenemos hasta hoy.

¿Qué significó este punto de inflexión para la empresa?

Crecimos en lo que es activo, maquinaria y bajamos en lo que es personas, por que la mecanización trae consigo menor cantidad de gente trabajando, pero a sueldos mucho mejores, calidad de vida mucho mejor. El clima laboral mejoró en su percepción, de un 50% a un 87% hoy día, lo que nos tiene súper orgulloso. Esto pasó en tres años, cuando éramos una de las peores empresas en clima laboral, ahora somos una de las mejores y en seguridad también: tenemos un 94% en la auditora de autogestión forestal que nos hace Arauco. Estos números nos tienen bastante contentos, nos permite proyectarnos al futuro con mayor sustentabilidad.

¿Al mecanizar los proceso,  porqué  poner el foco en los trabajadores?

Era muy fácil pensar al mecanizar, en que vengan los operadores y listo y que mientras tengamos buenas máquinas estamos bien. Nosotros dijimos no, en las máquinas pueden haber diferencias entre las marcas, pero finalmente son máquinas. Si tú la sabes mantener bien y les echas petróleo, aceite y grasa van a andar bien. No tienes para que hacerles cariñito, ni tratarlos bien, ni tener buenas prácticas, ni preocuparte de la familia. Bueno, esas son las cosas en las que nosotros nos enfocamos precisamente, en los trabajadores, que son el corazón de la empresa. Hoy día el clima laboral como que lo respira cuando va a las faenas, porque puede ser un número nomás, pero si tu vas a las faenas, aquí realmente hay un 87% de buen clima laboral, se siente una armonía trabajando. Y esto es porque nos preocupamos mucho de las familias de los trabajadores, todos los meses tenemos el objetivo de hacer algo social, de hecho el slogan de este año es “las personas primero” el que fue lanzado en el Encuentro Anual del grupo de este año (Ver Recuadro). Otra de las actividades que tenemos para nuestros trabajadores es llevar a las familias a las faenas para que vean el trabajo que se realiza. Ahí se hace una presentación de la operación que hacen los papás y luego se comparte un buen momento con los niños, también celebramos el día de la madre donde van todas las señoras a una tarde pensada que lo pasen bien. Esta y otras actividades que hacemos con nuestros trabajadores y sus familias, generalmente se ve como un gasto, para nosotros es una inversión por que se retribuye. Lo hemos constatado.

¿La empresa ha sido víctima de algún atentado?

Si, en septiembre de 2012 nos quemaron una faena completa en el sector Tranaquepe en Tirúa, donde perdimos más de $1.000 millones. Menos mal había máquinas en plaza aquí y se compraron inmediatamente con apoyo de la mandante y los bancos, teníamos seguros pero nos pagaron un año después. Fue complicado porque fue pagar doble, como un doble arriendo. Estuvimos un mes detenido nomas, lamentablemente estamos expuestos todos los días.

¿Han tomado medidas de seguridad extra?

Tenemos celadores nocturnos que ante un atentado es más que nada como un saludo a la bandera. Todos los días salen maquinas quemadas y eso no te deja dormir, te pone nervioso. No le tengo mucha confianza a lo que pueda hacer el gobierno o las autoridades, creo que aquí cada uno se las tiene que ganar solito, como todo en la vida. Tienes que tener buenos seguros, ser inteligente cuando aceptas un bosque, hay que estar alerta. No puedo esperar a que el gobierno venga a ayudarme, ni tampoco de la mandante.

¿Cómo ves a la Acoforag?

Lo veo como un gremio que ha sido un aporte a nuestro rubro. Ha hecho que las empresas contratistas estén más unidas, compartiendo diversas experiencias. Creo que se ha convertido en la voz de todos nosotros para repudiar los actos terroristas y mostrar el conflicto desde nuestro punto de vista, concientizando a la sociedad del daño que provoca, no solo al empresario, sino que a todos los colaboradores que día a día hacen funcionar esta actividad en Chile. A futuro la veo más robusta y con mayor validación por parte de las autoridades y grandes empresas. Que su palabra tenga más peso y que llegue a lugares que hoy no llega, sobre todo en las regiones forestales. El gran desafío es mostrar que este rubro al fin genera bienestar en la población y no solo lo que muestran los noticiarios capitalinos, como son pobreza, sequía y usurpación de tierras. Los asociados solo queremos trabajar en paz y seguridad para nuestros trabajadores.

Encuentros Byron Smith

En mayo de 2014 falleció el fundador del Grupo Antilemu Byron Smith y en noviembre de ese año se realizó el primer Encuentro con su nombre, donde hubo discursos, homenajes y videos. Desde  entonces, cada año se realiza esta actividad que ha ido evolucionando. El año pasado se hizo el tercer encuentro donde cada área de la empresa hizo una presentación de lo que se proyecta como meta y se hacen todo tipo de premiaciones en el contexto de una cena de camaradería.  Lo  más importante del encuentro es el premio “Byron Smith”. Christián Saelzer cuenta que este premio significa el reconocimiento al trabajador integral del grupo, regalándole un fin de semana completo con su familia en un centro recreacional de Quillón.  Los trabajadores ven que todas las áreas de la empresa como mantenimiento, gerencia, seguridad y operaciones trabajan para ellos, porque son ellos los que sacan los palos finalmente y esa pega es lo que hace a la empresa. El encuentro es el evento clave.”