La reinvención de un contratista forestal

0
1182

Después de 30 años de trabajar para Arauco, Pier Traverso está en un nuevo desafío donde su experiencia es su mejor aliado. Nos cuenta en esta entrevista, su visión del rubro forestal actual.

Pier es Ingeniero Forestal de la Universidad de Chile reconocido por su trayectoria en el ámbito forestal, la que comenzó como empleado público en Conaf Aysén, donde conoció a Hernán Villalobos con quien años después y sin esperarlo, iniciaría su reinvención profesional.

Su labor posterior a la Conaf, estuvo siempre ligada a las empresas Arauco, principalmente en el área de producción, cosecha y raleo de bosque y luego en trozado de madera. “En 2003 inició su funcionamiento la Planta de Celulosa en Valdivia. Por casi 2 años trabajé en San José de la Marquina y viajaba a Concepción los fines de semana donde vivía mi familia. Al final, decidimos con mi señora trasladar parte de nuestros hijos a vivir a la capital de la región de Los Ríos y los otros dos, se quedaron en Concepción porque estaban en la universidad.” Después de 11 años y de un accidente de uno de sus trabajadores, la empresa Arauco decidió terminar todos los contratos que mantenía con él.

¿Cómo fue ese momento?

Tenía 200 trabajadores a mi cargo, estaba en la puesta en marcha  de una licitación que me había adjudicado y por un error de un trabajador, lo que quedó demostrado en las investigaciones posteriores, me costó la salida de empresas Arauco. La verdad es que nunca me lo imaginé ni esperé, ya que no es fácil formar un empresario de cosecha de torres y trabajadores especializados. No permitieron mis descargos y tomaron la decisión. Con el tiempo, me parece, se han dado cuenta que frente a nuevos accidentes han apoyado y reestructurado al contratista, pero no le terminan los contratos.

Tuve que pagar mis deudas que no eran pocas, indemnicé  a todos mis trabajadores, traté de quedar lo más limpio posible para poder reemprender y me encontré sin pega, sin trabajadores y sin equipos; ya que Forestal Arauco se quedó con ellos. En ese momento estaba desarmado, afortunadamente con el apoyo de mi familia y muchos amigos, colegas y funcionarios de Arauco que me llamaron para darme sus consejos, empecé a ver que podría hacer. Necesitaba  reinventarme. Comencé a arrendar los pocos equipos propios que tenía, pero quería algo distinto.

Entre los que me llamaron estaba Hernán Villalobos y me propuso trabajar juntos en traer equipos forestales, él aportando su experiencia comercial en el ámbito de contratistas forestales y yo apoyando la parte técnica, ya que he sido usuario de éstos. Vimos cómo nos podíamos asociar para traer productos y maquinarias para operaciones y producción forestal a través de ECOMAK. Mira, lo importante es no darse por vencido, la vida es así, hay cosas que ocurren y debes dar vuelta la página y seguir adelante y enfrentar estos  nuevos desafíos con optimismo y fe.

¿Qué crítica le hace al sector en el que trabajan?

Lo que nos perjudica en el sector Forestal, es que en Chile hay dos grandes empresas Forestal Arauco y Forestal Mininco que dan trabajos de largo plazo, que es lo que permite capitalizar a las empresas de servicios forestales.  Actualmente, tengo la experiencia de trabajar para empresas medianas y  pequeñas, las que no tienen esa capacidad. Ahora, las grandes empresas son más burocráticas y las decisiones se toman de manera más centralizada, ellos manejan toda la información de costos lo que hace que nuestro negocio tenga cada día los márgenes más estrechos.

¿Y cómo ves el panorama entre los contratistas forestales?

Entre los contratistas falta crear las confianzas. No es habitual que  lo hagan con sus colegas, piensan que les pueden estar mintiendo, que le ocultan algo o por estrategia  o no diciendo la verdad completa, esto se ha acentuado por tema de las licitaciones. Obviamente hay excepciones, pero como rubro completo hay diferentes puntos de vista y hay desconfianzas dentro del equipo, porque en definitiva son competidores.

¿Cómo ves a la Acoforag?

Veo que es un tremendo aporte puesto que se intenta eliminar estas desconfianzas y solucionar como grupo problemas comunes que en forma individual es más difícil. Debemos reconocer la gran labor que ha desarrollado René Muñoz, (Gerente de Acoforag), que ha hecho un trabajo de hormiga, y ahora ya somos reconocidos por autoridades de  gobierno,  servicios públicos y por las mandantes que al principio nos veían como un problema. Se han dado cuenta que podemos trabajar en conjunto. Sólo existían los Trabajadores y las Empresas mandantes y no existía este triángulo con los Contratistas que son los que “hacen la pega” como que le faltaba una pata a la mesa.

¿En cuanto a los atentados, cómo se vive en la zona de Valdivia?

Yo he tenido ya cinco atentados, cuando uno trabaja en las empresas forestales grandes, son donde más riesgo tienes, en empresas pequeñas no tanto, como que el ataque va principalmente contra Arauco y  Mininco, a pesar de los daños colaterales que sufren las empresas contratistas.  Las mandantes y propietario de bosque deben preocuparse de  la vigilancia de las actividades que se realizan en sus predios para cuidar de los trabajadores y máquinas con las que uno está trabajando. Hoy, hay zonas en la novena región principalmente donde nadie quiere trabajar, y lo más grave es que las Compañías de Seguros están cada vez más  exigentes para asegurar los equipos.  Nosotros estamos pagando tres veces más de lo que cuesta un seguro anual, en relación a lo que pagaba algunos años atrás.

¿Quién crees que se debe hacer responsable de esto, qué tiene que pasar para que no siga ocurriendo?

Todos, pero principalmente el gobierno. Ellos tienen que velar por la seguridad en el país. Ellos no están siendo eficientes con respecto a cuidarnos a todos los chilenos y además las empresas principales tienen que tener sistemas de control. Nosotros no somos policías, no tenemos los recursos, no tenemos la forma de hacerlo y no somos dueños de los predios, los predios son de ellos y las maquinas quemadas están en los predios de ellos.

El nuevo desafío, la asociación con ECOMAK

Actualmente ECOMAK  es distribuidor oficial de la Línea de Maquinaria KESLA (Finlandia) que fabrica cabezales procesadores para Raleo y Cosecha, SAMPO-ROSENLEW (Finlandia), Combinación de Equipos Cosechadores y Forwarders especializados en Raleos para evitar daños al suelo y a los árboles residuales, KAISER (Liechtenstein) Cosechadores forestales de Altas pendientes,  WESTTECH (Austria), Equipos Feller y Cizalles hidráulicos y GRIPEN (Suecia) Garras y Garras trozadoras.

Al respecto Pier Traverso explica  “en Chile hay mucha competencia en maquinarias, casi todos tienen buenos productos, pero la gracia de lo nuestro es que yo conozco los equipos”.  Hernán Villalobos de ECOMAK agrega, “Pier tiene el conocimiento técnico desde el punto de vista del usuario, porque ha trabajado con estas marcas. Es un especialista en estos equipos que están siendo demandados cada vez más. Actualmente se usan por ejemplo tecnologías combinada,  excavadoras de altas pendientes combinadas con el cabezal KESLA, hoy es lo más avanzado en búsqueda de tecnología. Se han reemplazado equipos incómodos para el operador por tecnología más ergonométrica. Estamos en etapa de presentación de estos nuevos Equipos a las  empresas forestales y a las empresas de servicios forestales para que lo propongan dentro de sus licitaciones.”