Lanzan proyecto “Desafío Agua para Chile” para llevar agua potable a comunas rurales del sur

294

  • Esta iniciativa, liderada por Desafío Levantemos Chile y CMPC, busca dar acceso a esta necesidad básica a 4 comunas de La Araucanía y una en el Biobío, con más de 20 proyectos.
  • Abasto Santa Aurelia es el primer proyecto que beneficia a 40 familias de la comunidad de Marileo, en la comuna de Lautaro.

Según la última encuesta Casen, La Araucanía es una de las regiones más pobres del país, donde el 71% de los hogares carecen de agua potable. Buscando dar una solución sostenible a esta problemática social, Desafío Levantemos Chile junto a CMPC lanzaron la iniciativa “Desafío Agua para Chile”, que busca entregar este servicio básico a diversos sectores en comunas de las regiones del Biobío y de la Araucanía con más de 20 proyectos. Se estima que el número de familias beneficiarias llegará a las 200, lo que equivale a cerca de mil personas.

El primer proyecto de este desafío, llamado “Abasto Santa Aurelia”, fue inaugurado en la comunidad de Marileo perteneciente a la comuna de Lautaro. Aquí, 40 familias, por primera vez, gracias al proyecto, accedieron  a agua potable.

El proyecto en la comunidad Marileo contempló la instalación de abastos  para acumular el agua captada de vertientes naturales y se realizó una excavación de más de 5 kilómetros que forma parte del trazado por donde pasa el suministro de agua a través de tuberías de  PVC, en dirección a cada uno de los hogares del sector que acceden a ella a través de una llave.

“En la fundación llevamos tres años trabajando en la región, buscando soluciones eficientes para ayudar a diferentes localidades. Este proyecto y los que vienen son muy importantes, porque creemos que el poder que el agua tiene es que cambia vidas. No solo recibirán acceso a este servicio básico, sino que también les entregaremos desarrollo, trabajo, comunidad y crecimiento. Levantar La Araucanía es tarea de todos”, dijo el director ejecutivo de Desafío Levantemos Chile, Nicolás Birrell.

“El acceso al agua es un problema actual, pero también, lo queramos o no, constituye un enorme desafío de futuro, como consecuencia del evidente impacto del cambio climático. Y, especialmente, porque el problema del acceso al agua es también un desafío social. A esta altura del desarrollo de la humanidad no cabe duda acerca de la estrecha vinculación que existe entre inequidad y el acceso a los servicios básicos. El agua no sólo es necesaria para nuestra subsistencia humana, es un factor de desarrollo, pieza fundamental del emprendimiento y agente insustituible para la dignidad de las personas”, comentó Luis Felipe Gazitúa, Presidente de Empresas CMPC.

Para María Aravena, una de las beneficiadas de la comunidad Marileo, este proyecto vino a cambiarles la vida. “Llevamos bastantes años sin agua, antes la sacábamos de los pozos, pero con la sequía todos los vecinos empezamos a tener problemas. No se imaginan la felicidad de poder sacar agua potable de la llave, estamos muy ansiosos”, explicó Aravena.

El agua, recurso primordial para la vida y el desarrollo humano

Hay una palabra que se repite en quienes han vivido prácticamente toda su vida sin agua, esa palabra es “agüita”, un diminutivo expresado con cariño y felicidad por las personas privadas de agua o utilizado también para agradecer los proyectos que les han llevado, al fin, este recurso a sus casas. Gracias a la iniciativa de Desafío Levantemos Chile y Empresas CMPC, hombres y mujeres de sectores rurales de La Araucanía, serán beneficiados con proyectos de agua para consumo humano y  para riego.

Las actividades productivas a pequeña escala también sufren por los efectos del cambio climático, lo que perjudica los ingresos de las familias que se autoabastecen y que, además, venden algunos de sus productos en ferias cercanas. Llevar e instalar proyectos productivos sostenibles en el tiempo es uno de los objetivo de esta iniciativa. Es así como en la Junta de Vecinos de Lolcura de Collipulli, diez familias fueron beneficiadas con invernaderos y el respectivo riego.

Luz Benavides Núñez es miembro de la Junta de Vecinos Lolcura y se adjudicó un invernadero con riego tecnificado, infraestructura que, asegura, es una oportunidad de la que sacará provecho para aumentar su producción de hortalizas frescas. “yo doy las gracias por este proyecto. Para nosotros fue fundamental tener este invernadero porque será una fuente de ingreso importante para nuestras familias. Vamos a poder trabajar el invernadero, la idea es sacarle el máximo provecho y uno tiene que aprovechar estas oportunidades que, en el fondo, no se dan todos los días”.

Por su parte, Héctor Troncoso, es uno de los miembros de la comunidad José Cayumán de la comuna de Lumaco. Prácticamente toda su vida se la ha pasado acarreando agua con baldes, y gracias al proyecto “Agua para Chile”, después de muchísimos años de sacrificio y ardua tarea, el agua llega por medio de tuberías hasta su casa. “Ahora tenemos un agua con fuerza, con más potencia, porque acá teníamos una agüita bien debilucha. Hoy día gracias a Dios tenemos esta tremenda agua con bastante presión, para hacer cualquier cosa. Soy agradecido de todo esto y aquí no solamente yo, sino que las 17 familias que fuimos beneficiadas, estamos más contentos, porque esto no es para un ratito, esto es para un largo tiempo”, finalizó don Héctor Troncoso.