Lecciones, impacto y desafíos del Covid-19 en CMPC

0
299

Con más de 100 años de historia y presencia en 11 países, CMPC es una empresa global que produce y comercializa madera, celulosa, productos de embalaje y sanitarios, elaborados en base a insumos renovables.

Actualmente sus unidades de negocio son, CMPC Biopackaging, Softys y CMPC Celulosa, siendo uno de los mayores grupos forestales de Latinoamérica. Desde sus plantas ubicadas en Chile y Brasil, produce alrededor de 4,0 millones de toneladas de celulosa anualmente.

En el contexto de pandemia mundial, conversamos con Eduardo Hernández, Gerente Operaciones Bosques Maderas CMPC sobre los efectos en la empresa de esta crisis sanitaria, cuando el negocio forestal es estratégico, lo que implica grandes cambios e importantes ajustes. “Dado que el impacto del Covid-19 ha sido transversal, afectando a la sociedad en general y a empresas de todo tamaño, en CMPC nos movilizamos rápidamente para enfocar todos nuestros esfuerzos en la protección y cuidado de la salud de las personas que trabajan con nosotros directa o indirectamente. Para ello hemos sido muy rigurosos, primero en la confección de un Protocolo de Manejo Covid-19, y por supuesto en su implementación y control. Esto ha sido fundamental para continuar trabajando, dado que somos una empresa que se dedica a la producción de productos estratégicos y de primera necesidad para el consumo de nuestra sociedad.” Explica.

Las principales medidas han sido el implementar el teletrabajo desde mediados de marzo, en las operaciones el traslado de personal se hace en buses que transitan a menor capacidad de la habitual para mantener la distancia social en su interior, se distribuyen mascarillas para su uso en el traslado y al interior de las fábricas, hay control estricto de temperatura y con cuestionarios de salud diaria. Dentro de los casinos hay capacidades reducidas, así como en los lugares de mayor afluencia, “hay disposición estratégica de elementos de higiene y una continua sanitización de lugares comunes de trabajo, implementos y vehículos, etc. Hemos además reforzado fuertemente nuestros equipos de control para asegurarnos que estas medidas se cumplen y tenemos revisiones diarias de cada uno a varios niveles de la organización.”

¿Cuál ha sido la principal área o función afectada?

Diría que todas las áreas de nuestra operación han sido afectadas por igual, pero por supuesto el mayor foco de atención ha sido la protección de la salud de los trabajadores al interior de la Plantas Industriales.

Hemos mantenido y fomentado el teletrabajo en nuestros equipos administrativos desde mediados de Marzo y seguirán en este modelo hasta que sea razonable retornar gradualmente de acuerdo a la evolución de la situación sanitaria.

En cuanto al traslado de personal, ¿han tenido que aumentar la flota de vehículos o cambiar a buses más grandes para lograr el objetivo de distanciamiento físico?

Hemos implementado varias iniciativas para disminuir la cantidad de pasajeros al interior de los buses de traslado de personal, hemos aumentado el número de buses, incentivado el uso individual de vehículos particulares, modificado horarios de ingreso, etc.

Con estas medias, en las distintas plantas y faenas, ¿no han tenido casos o personas en cuarentena?

Hemos tenido algunos casos de trabajadores que hemos debido enviar a cuarentena, pero gracias al uso estricto del protocolo hemos podido identificar permanentemente casos sospechosos, la trazabilidad adecuada para identificar posibles contactos y así evitar su propagación.

 ¿Qué desafíos se han presentado en el trabajo con las empresas de servicios forestales en terreno, faenas, caminos o puertos?

Los desafíos principales han estado relacionados con la estandarización de protocolos y procedimientos, y con la reducción de personal indicado como recomendación por la autoridad. En un principio efectivamente no fue fácil obtener artículos de higiene y protección (alcohol gel y mascarillas por ejemplo), pero de a poco esto se fue normalizando, y lo más importante, los trabajadores tomaron conciencia de lo importante que es seguir al pie de la letra los protocolos establecidos para continuar trabajando protegiendo al máximo su salud y la de sus familias.

¿Esa reducción de personal de mayor edad, ha significado despidos?

No.

¿Cómo está operando CMPC en la zona de influencia de sus plantas y aserraderos para lograr mantener las cadenas productivas?

Contamos con nueve plantas industriales en la VIII y IX región, que tienen trabajadores que provienen principalmente de ciudades y pueblos cercanos a la instalación industrial, y como es de esperarse hay resultados diversos respecto al manejo de Covid-19 en las diferentes comunas en las que estamos insertos. Para ello, hemos dispuesto colaboración muy estrecha con los diversos municipios, apoyándolos por ejemplo en el caso de Los Ángeles con nuestras oficinas de Avenida Alemania para que sea dispuesto como un hospital de campaña con capacidad cercana a las 200 camas, hemos apoyado decididamente a los municipios de Angol, Los Ángeles, Laja, Nacimiento, Villa Mininco, Mulchén, Collipulli, Quilleco, Victoria y Loncoche con higienización en áreas públicas y en los controles de acceso. Todo lo anterior y sumado a las medidas que hemos tomado internamente nos han permitido funcionar con relativa normalidad y lo más importante, salvaguardando en todo momento la salud de nuestros equipos.

¿Y en cuanto a la demanda mundial de productos forestales?

Lo primero es que hay mucha incertidumbre en todos los mercados, y el forestal no es la excepción. La desaceleración global es muy probable que afecte la demanda por celulosa y sus derivados, demanda en la cual la posible recuperación de China será clave. En términos de productos específicos, diversos especialistas esperan una mayor demanda de productos tissue, pero también una baja en los papeles de uso para impresión (P&W) por ejemplo. Con todo, uno de los aspectos más importantes es que las principales economías del mundo han definido a la industria forestal como estratégica para la población mundial, dado los múltiples productos que produce, y de manera sustentable, para el consumo doméstico (papeles higiénicos, toallas de papel, envases de alimentos y medicinas, pallets de madera para movimiento de productos esenciales, entre muchos otros), esto nos debe continuar movilizando a operar con decisión pero con responsabilidad sobre la salud de nuestros trabajadores.

¿Existe preocupación o atención especial en algún factor  logístico  o de mercado que pudiera tener consecuencias para el sector?

Evidentemente la baja general de la economía va a afectar la logística de movimientos de diversos productos y algunos desbalances entre la importación y exportación. Ya hay varios puertos que han mencionado y comenzado a sentir algún déficit de contenedores por ejemplo, así es que es sin duda un tema a continuar monitoreando para no afectar la entrega de productos. Esto ha generado otros temas que pueden tener efectos cruzados, por ejemplo con la histórica baja en la demanda y precio del petróleo por ejemplo.

¿Los proyectos de expansión o inversión del grupo  CPMC en Chile y el mundo han tenido alguna dificultad? – En cuánto se han modificado los objetivos que tenían como grupo CMPC para este 2020 con esta crisis?

Como mencionaba Luis Felipe Gazitúa, presidente de CMPC hace algunos días, esta es una industria muy intensiva en el monto de sus inversiones, y con una orientación natural a visiones de largo plazo, por lo que en su larga historia, CMPC ha enfrentado diversas crisis económicas, terremotos, sequias, guerras comerciales, inestabilidades locales, etc., donde a mayor dificultad mayor debe ser el fortalecimiento de la resiliencia de las compañías. Anualmente CMPC tiene presupuestos de inversiones cercanos a los US$ 500 MM, valor que dadas las condiciones actuales podría ser revisado.

¿Qué aprendizajes está dejando esta crisis sanitaria? – ¿Cuál cree serán las nuevas formas de trabajo y cuidado que llegaron para quedarse una vez que salgamos de esta emergencia sanitaria?

Hasta ahora (y seguimos aprendiendo) nos ha dejado muchas lecciones y aprendizajes, algunas más bien domésticas y que antes parecían muy lejanas, como por ejemplo el uso intensivo del teletrabajo, hoy CMPC tiene cerca de 4.000 colaboradores en esta modalidad en 10 países (¡por fin logramos que las reuniones comiencen y terminen a la hora prevista!). También ha significado un trabajo más colaborativo y con más entendimiento de lo que hacen otras áreas de la compañía, siendo más indispensables que nunca áreas de Seguridad y Personas.

La higiene en el lugar de trabajo será de los temas que no hay duda llegó para quedarse, y la posibilidad de teletrabajo es ahora absolutamente posible. La tecnología y digitalización es cada vez más necesaria, en estos meses hemos avanzado en algunas áreas más que en los años anteriores por los desafíos de comunicación, control y gestión que nos ha traído Covid-19.

¿Cuál cree Ud. que será la nueva valoración del bosque, dada que se ha definido a la industria forestal como estratégica para el país?

Una reciente encuesta de Feedback respecto a la Crisis 2020 (Pandemia Coronavirus) indica un aumento concreto en las preferencias del público respecto a la necesidad de que las Empresas Forestales continúen funcionando normalmente tomando todas las medidas de protección. Evidentemente hay una mayor valoración entendiendo lo Estratégica que es la industria y lo esenciales que son los productos que hacemos. A veces no es tan evidente el nexo entre el Bosque y los múltiples artículos de primera necesidad que están día a día en nuestros hogares, comenzando muchas veces por el techo que nos cubre y la mesa en la que comemos, situación que creemos mejorará dado el profesionalismo con el que hemos continuado aportando con esos productos a la sociedad.

No podemos dejar de preguntarle por la situación del sector forestal y la violencia y ataques armados en las regiones del Biobío a Los Lagos, ¿Cuál es su opinión del avance de la  violencia y por donde deben ir los esfuerzos para encontrar una solución a este conflicto?

Lamentablemente la violencia acuñada hace ya varios años en algunas zonas donde operamos, ha sido la tónica sin una solución concreta. Lo más preocupante es que algunos de estos ataques han afectado directamente a trabajadores del rubro, cosa que es inaceptable. Como siempre creemos que la violencia nos es y nunca será el camino, somos una empresa que cree firmemente en el diálogo y la convivencia como una vía de solución.