Marcelo Moraga, Forestal Nilyumar.

2200
Equipo quemado
Equipo quemado

“Las pérdidas no sólo han sido económicas, también hemos debido mecanizar nuestro servicio para no poner en riesgo la vida de los trabajadores”

Para Marcelo Moraga es bastante difícil de describir como enfrentaron los 3 atentados que sufrieron el año 2017, respira, toma aire y comienza un relato desgarrador, donde el recordar estos lamentables hechos sin duda traen a su memoria momentos muy dificiles. “El primero grande fue en la zona de Contulmo donde nos quemaron 5 máquinas. Allí, empieza todo un tema de inseguridad para las faenas y los propios trabajadores que no saben qué va a pasar con sus puestos de trabajo”

Pero el 2017, no fue el mejor para Forestal Nylyumar. En mayo sufrieron otros dos atentados “con una semana de diferencia pasamos de que en una faena que estábamos en “bajada” nos quemaran todas las máquinas a un atentado que incluyó secuestro pocos días después. Retuvieron al supervisor, al guardia de seguridad de la empresa mandante y los llevaron a una cancha donde estaban los controladores y trabajadores y los toman de rehenes amarrados y los tiran al suelo, apuntándolos con armas de fuego, mientras otros quemaban maquinaria y finalmente roban dos camionetas de la empresa y huyen”.

A causa de estos ataques, Marcelo Moraga relata que perdieron un contrato “porque no estábamos en condiciones de reponer los equipos y porque luego de 3 atentados no estábamos dispuestos a seguir exponiendo a nuestros trabajadores, lo que sin duda llevó a una pérdida de trabajo”.

Esto, los llevó a tomar una decisión difícil pero necesaria a su entender. La empresa comenzó a mecanizar aún más sus servicios, con el fin de evitar riesgos para sus trabajadores, pero esto conlleva además una merma para algunos de ellos porque ya no serán necesarios en las faenas.

Marcelo explica que “no he visto preocupación real del Gobierno por nuestro problema, hay cero interés por lo que pasa en LA Araucanía y que ahora además se ha extendido a la zona de Arauco y la región de Los Ríos y Los Lagos. Aumenta la zona de  riesgo y los interlocutores son los mismos, la CAM sigue adjudicándose atentados y ataque pero nadie hace nada”.

En el caso de Forestal Nylyumar Ltda.las pérdidas han sido millonarias, más de 16 equipos quemados y la respuesta para ellos, como para todos los afectados siempre es la misma, no hay culpables.