Más coordinación, capacitación y empoderamiento de vecinos para enfrentar temporada incendios 2019-2020

0
159

Durante todo un año, integrantes de la Central de Incendios de ARAUCO se prepararon para lograr un verano seguro, sin incendios que dañen a las personas, infraestructura y patrimonio. En este trabajo es clave la prevención y la puesta en marcha de medidas que ayuden a disminuir la ocurrencia de incendios.

La temporada anterior, 2018-2019, fue bastante larga. Más de lo habitual debido al persistente calor, baja humedad y fuertes vientos que son los ingredientes perfectos para la propagación de incendios. Y si bien la empresa tuvo más de 1.600 eventos, 25% superior que la temporada anterior con un impacto en 1.300 hectáreas, lo cierto es que el daño pudo haber sido peor.

De esos miles de eventos que se combatieron, 40% fue en patrimonio de terceros. Para ARAUCO no sólo está en riesgo el patrimonio forestal de una compañía, sino que 13 millones de hectáreas que dan vida al patrimonio social y ambiental del país.

“Fue una temporada intensa, no sólo para ARAUCO, sino también a nivel país ya que también aumentó la frecuencia de todos los incendios. En nuestro caso los recursos se usaron al máximo tratando de evitar la propagación de los combustibles. Hubo semanas completas en que no paramos, tanto el equipo dedicado a la prevención y el combate, como otras personas que realizaron patrullajes, además del trabajo coordinado con Bomberos, Conaf, Carabineros y vecinos de la Red de Prevención Comunitaria. Sin el trabajo anónimo de muchas personas, la frecuencia de incendios hubiese sido mayor”, afirma Ramón Figueroa, Subgerente de Prevención y Protección de Incendios de ARAUCO.

En este trabajo fue clave la mayor interacción entre distintos organismos, empresas forestales y contratistas al alero de Corma. De hecho, se creó un Protocolo de Comando Unificado que permitió enfrentar con un denominador común escenarios de emergencias, vigilancias, patrullajes, y coordinación entre tres centrales de despacho.

Año 2020: más coordinación

El panorama para lo que viene este verano en materia de incendio se ve muy difícil debido a que el invierno 2019 fue el más seco de los últimos años. “Más que nunca se ha trabajado en equipo con las diferentes empresas que componen el equipo de Corma y Conaf. Durante el año hemos tenido más 15 mesas de trabajo donde nos preparamos técnica y humanamente para que hagamos un buen despliegue de recursos y combatir en forma coordinada”, dice Figueroa. Para ARAUCO este trabajo ha significado una intensa capacitación de su personal en España, cursos de inglés para todo el equipo y el fortalecimiento de infraestructura e incorporación de tecnología de punta en distintos recursos para el combate como cámaras robot y dos nuevos mega helicópteros, entre otras novedades.

 Prevenir, el gran desafío

Angeline Castillo, Jefe Prevención de ARAUCO comenta las distintas acciones que hace la compañía para reducir la ocurrencia de incendios en siete regiones del país.

¿Qué trabajo realiza ARAUCO en prevención?

 El trabajo de prevención es todo el año, principalmente durante el invierno. Trabajamos en dos líneas de acción: bajar la ocurrencia y modificación del combustible. En el primer punto buscamos la concientización de las personas. Todos sabemos que el 99% de los incendios son causados por el hombre. Nuestro trabajo es con niños y jóvenes en las escuelas haciendo al año unos 700 talleres; en el contacto con las personas a través de las Juntas de Vecinos, Bomberos, Carabineros y diversas instituciones para que conozcan donde están las mayores ocurrencias. Y con las comunidades a través de la Red de Prevención Comunitaria donde apoyamos más de 252 sectores buscando educar, gestionar y prepararse para la emergencia. El mensaje común es que todos podemos hacer algo para evitar los incendios y, en definitiva, cuidar lo que queremos.

Y en cuanto a la modificación del combustible en el patrimonio forestal de ARAUCO tenemos varios proyectos: cinturones de protección que hay alrededor de todas las comunidades y Complejos Forestal Industrial; levantar una red estructural de protección en todo el patrimonio y la identificación de 20 sectores prioritarios donde hay mayor recurrencia de incendio.

¿Crees que ha habido un cambio en cómo hoy se prioriza la prevención?

 Sí, absolutamente. Si bien la temporada pasada aumentó la ocurrencia en el país, en el 70% de los Comités de la Red de Prevención Comunitaria donde participamos, la ocurrencia bajó y eso muestra que hay un nivel de conciencia distinta. Nuestra ocurrencia ya no obedece tanto a negligencias, lo que demuestra que la gente está tomando conciencia y nuestro desafío es abordar otros aspectos como la intencionalidad.