Nueva técnica para la habilitación de terrenos en altas pendientes

35

Tres meses de prueba lleva el desarrollo de mecanización para la habilitación que permitiría disponer de terrenos en alta pendiente.

Joaquín Piedra es Gerente de Santa Rosario SPA de Chillán, empresa de arriendo de maquinarias y habilitación forestales que hace dos meses está desarrollando un piloto innovador para habilitar superficies para plantación en pendientes de hasta 45°, es decir, en pendientes completas. Buscando poder llegar con maquinaria a terrenos complejos y peligrosos para las personas, Mininco plateó el desafío y Piedra lo aceptó.

“Trabajamos de Talca a Temuco,” explica, “tenemos una trayectoria de 25 años en el rubro forestal y hacemos principalmente habilitación de terreno el que consiste en la limpieza de este mismo. Luego de la cosecha quedan todos los desechos forestales en el suelo, nosotros agarramos estos desechos con bulldozer y con excavadoras, los ordenamos o hacemos biomasa o fajas para infiltración de agua u otros tratamientos para que el suelo quede limpio y se pueda plantar. Habilitamos pendientes y terrenos planos, subsolamos el suelo para que rompa la estructura y la planta se desarrolle. Si no hay una buena habilitación, no habrá una buena plantación.” 

¿En qué consiste esta innovación?

Inicialmente todo se hacía manual en laderas y pendientes. Ahora todo se mecanizó. Podemos trabajar sobre pendientes normalmente de hasta un 38%, pero hoy, con la nueva técnica con T-Winch -equipo que ya se usaba en cosecha, pero nunca para la recuperación de terrenos- podemos habilitar en pendientes de un 100%, lo que era impensable y es súper interesante porque las forestales quieren recuperar y habilitar la superficie que no tenían disponible.

Consiste en un equipo auxiliar, el T-Winche que está sustentado en un lugar específico de un terreno, sujetado con elementos especiales para darle sujeción firme y tracciona una cadena para que se ancle a una excavadora, en este caso, que puede trabajar más allá de un 100% de pendiente, es decir, más allá de 45°, hasta 55° controlado, entonces estamos hablando de zonas de altas pendientes donde no podemos trabajar en forman normal por sujeción propia.

Esto da seguridad al operador que no teníamos antes. Hay menor riesgo que en la cosecha porque la máquina solo baja en la pendiente, trabaja y sube, después se cambia el ángulo, baja de nuevo, trabaja y sube, no se va moviendo como un abanico. Este piloto lo estamos haciendo en el Fundo Sierra Alegre en la zona de Empedrado en la región del Maule, estamos en todo lo que es recuperación de bosque quemado, que no factible de hacerlo manual por la cantidad de desecho y el nivel de pendiente.

En este sentido, los desafíos de Santa Rosario están en mantener equipos forestales de alta gama y el más grande es este en el que quiero entrar fuerte, poder hacer más pruebas. Aún hay que habilitar totalmente la zona de Constitución que es la que está más afectada por los bosques que quedaron quemados en las pendientes, con mucho desecho que no se puede trabajar manual. Se viene el mejorar los rendimientos para que sea más rentable este asunto se viene un campo interesante que abordar, me gusta mucho y estoy muy contento, como cuando se empieza a hacer cosas nuevas y uno se llena de energía.

Marco Antonio Muñoz, es Ingeniero Forestal a cargo de establecimiento de plantaciones de Forestal Mininco, explica que esta innovación es relevante porque en estas zonas de altas pendientes actualmente se trabaja en forma manual lo que conlleva la posibilidad de generar accidentes, hasta hoy y agrega “además cada vez hay menos disponibilidad de mano de obra, entonces tenemos que ir pensando en cómo mecanizar esto, en cómo abordarlo de una manera distinta y esta es una innovación que se nos ocurrió poder implementar.”

Agrega que “está dando resultados, todavía estamos en una etapa de prueba, van tres meses y nos prolongamos uno más, para ver otras situaciones para ver qué resultado podemos tener y así tener amplitud más diversa de condiciones para tomar decisiones con todos los elementos sobre la mesa y ahí sacaremos las conclusiones finales, pero ya lo estamos viendo con muy buenos ojos.”

¿Cómo se relacionan con Santa Rosario?

Santa Rosario es una empresa importante que trabaja con nosotros. Es una muy buena empresa, tiene bastantes equipos, tenemos una relación de trabajo cordial, tenemos harta superficie que nos ha trabajado y Joaquín es inquieto para aprovechar estas oportunidades de negocio que son interesantes. Para nosotros es importante que las empresas de servicio estén dispuestas a interesarse en este tipo de proyectos, a ponerse con todo el empeño, la dedicación y responsabilidad que requiere, porque hay que capacitar a las personas, ver el tema de seguridad de una forma muy estricta para en ningún momento afectar a los operadores, entonces se requiere un compromiso muy fuerte que hasta ahora se ha cumplido a cabalidad.

¿Cuáles son las etapas ya superadas?

Primero es el tema seguridad que es lo más clave, porque como no lo habíamos hecho antes requería de precisar bien todos los protocolos de seguridad y pedimos ayuda a gente que ya había trabajado con estos equipos en cosecha, contactamos primero a esa gente, fuimos a terreno, nos dieron ideas, luego con gente de seguridad se hicieron protocolos y se capacitó a operadores. Ese punto ya está zanjado. De igual forma, hay que estar alertas y cumplir siempre los protocolos.

La segunda parte era ver hasta qué pendiente podíamos trabajar, en qué condiciones y escogimos  la más compleja creo yo, porque fue en el bosque quemado que ya tenía algunos años, con mucho material en el suelo y era la condición más extrema que probar y resultó entonces, eso también se cumplió.

El desafío que nos queda es probarlo en una condición normal de cosecha, con niveles de desecho distintos y ver la posibilidad de hacer operaciones combinadas de tratamiento de desecho y preparación de suelos, lo que es sumamente relevante en este tipo de trabajo en altas pendientes. Entonces con esto, tenemos la posibilidad de ordenar el desecho mecanizadamente y además preparar suelo, entonces es un plus.

¿Cuánto terreno está con posibilidad de recuperarse?

Como CMPC no nos queda tanto terreno quemado por recuperar, porque hemos venido trabajando sistemáticamente todos los años en tratar de recuperar la máxima superficie. Se nos quemó aproximadamente 14 mil hectáreas en 2017 y de esas, ya hemos plantado sobre 10 mil, más lo que habilitamos este año… deben quedar unas 1.500 ha. No es mucho.

Pero el beneficio de este trabajo es más que eso, porque en todo el patrimonio de CMPC de la sexta a la décima región, gran parte de nuestra superficie plantada está compuesta por cerro y dentro de esos, una parte importante son altas pendientes, entonces hay un segmento que se puede abordar con esta forma nueva de trabajarla que es interesante básicamente me entusiasma por el hecho de poder preparar suelo.

Hoy los plantadores manuales no son como los viejos de antes, en que eran más esforzados, hoy el trabajador es un poco más cómodo y quiere hacer su pega con menos esfuerzo y rendir el máximo, entonces si no tienes preparado el suelo, le complica al trabajador plantar. Por eso es importante.

Y lo otro es que estamos logrando con lo poco que llueve cada vez por la sequía, hacerle un aprovechamiento más productivo a la lluvia, porque infiltra los surcos que deja la preparación de suelo y el agua queda, infiltra y ayuda a que el árbol vaya creciendo con mayor rapidez.

¿Cuáles son las proyecciones para los contratistas forestales?

Nos interesa mecanizar porque la mano de obra será cada año más escaza, llevo 30 años en CMPC y la incorporación de gente joven al trabajo silvícola es muy baja. Entonces tenemos necesariamente que mecanizar y hay que ir abordando estas temáticas, tanto en estas faenas de habilitación y preparación de suelo, que en gran parte es mecanizado, pero en altas pendientes no se podía y ahora ya es una opción.

También el control de maleza con el uso de drones y la mecanización con tractores más sofisticados tenemos que abordarlo porque es una temática compleja para el futuro. Tenemos que avanzar en este sentido y dar sustentabilidad a este negocio tan importante que es plantar y tener nuevos bosques.