Plan Especial Araucanía para el sector forestal

1684
Araucanía

El Plan Araucanía, es un plan que generó el gobierno de la nueva mayoría y los parlamentarios de la Araucanía durante más de un año. Lamentablemente esta ley que ya está ingresada a la Cámara de Diputados por el Gobierno, no está a la altura de lo que nosotros esperábamos. La discusión en la última sesión en La Moneda donde participó el subsecretario Mahmud Aleuy, se señaló que el proyecto que el Gobierno que tenía era malo, pero era preferible que lo enviaran al Congreso con el compromiso de que aquí se mejoraría. Pero la verdad que fue una decepción, al leer este proyecto de ley que involucra lo que se denomina el Plan Araucanía y que no va a significar ningún aporte a la Araucanía. Aquí hay un compromiso de la Presidenta de la República en precisamente lograr un apoyo a la Araucanía. Ya fracasó la Ley 1 en Arica, fracasó la Ley 2 en Arica cuando la hicieron entre cuatro paredes en Santiago. El problema es que no entienden, no saben, no preguntan y  el centro del país no le interesa el tema de la Araucanía. Para ellos, es un tema policial de una persona perdida en el sur de Chile, pero esto no es así; esto es un problema del Estado de Chile, que tiene que asumir y resolver, pero que los gobiernos han sido incapaces de comprenderlo

Rodrigo Ruiz Godoy, abogado especialista Derecho Laboral, asesor Asociación de Contratistas Forestales.
Rodrigo Ruiz Godoy, 

El Proyecto tiene algunos puntos que merecen ser destacados:

  1. En el primer punto se fija un acuerdo programático entre el Gobierno regional y los órganos de administración del estado, esto para mí es un avance. El Ministerio de la Vivienda podrá otorgar subvención y subsidios de cualquiera de sus programas habitacionales de postulaciones colectivas a: las comunidades y asociaciones indígenas o parte de ellas, las comunidades agrícolas o parte de ellas, y a las cooperativas agrícolas siempre que a lo menos un 50% de sus integrantes sea indígenas.
  2. Hay que considerar que esta no es una ley para los indígenas, no es una ley para los mapuches, es una ley para  la Araucanía, para mapuches y no mapuches.
  3. El Plan solo aborda algunos de los aspectos que hay que abordar en nuestra Región, que son muchos y multicausales, complejísimos; por ejemplo, no aborda los temas políticos.
    El Pueblo Mapuche está reclamando representación política, quiere garantizados una cierta cantidad de cupos tanto en el Senado como en la Cámara de Diputados y esa es una discusión importante, porque establece lo que se denomina Ley de Cuotas; tiene que ser una negociación política, tiene que ser una política de estado, esto es que trascienda a los gobiernos, y así que cuando la gente dice que este plan en realidad no resuelve todos los problemas, tienen razón.
  4. Tampoco aborda el tema del terrorismo y la seguridad social, porque evidentemente, si hay grupos que se asocian para provocar daño y crear miedo, eso es terrorismo. La muerte del matrimonio Luchsinger Mackay fue producto de terrorismo, no podemos desconocer aquello y por ende hacernos cargo de esto.

Por último, se valora la preocupación del sector y que por fin aparezca un atisbo de preocupación, por la zona de la Araucanía e indirectamente por los forestales del país, pero el plan Especial Araucanía y el proyecto de ley que lo contienen, están muy lejos de satisfacer necesidades reales y más aún de arreglar el problema de fondo, me parece pobre como legado, para un gobierno que se va.