Proyecciones de crecimiento y el efecto Covid en Forestal Arauco

0
157

ARAUCO se ha convertido en la mayor propietaria de bosques de América Latina, sumando 1,67 millones de hectáreas repartidas entre Chile, Argentina, Brasil y Uruguay, sustentando una importante actividad industrial que ha modificado proyectos y las forma de trabajo ante la pandemia.

Esta enorme base de plantaciones, luego de más de 20 años de inversión, es hoy el sustento de una gran actividad industrial que se ha visto remecida por la pandemia por Covid-19, al igual que todo el sector. Desde maderas para la construcción y muebles, hasta pisos flotantes, pasando por celulosa, para productos vitales para el ámbito sanitario, la compañía es una de las mayores forestales del mundo.

Aunque su modelo de negocios en Latinoamérica ha sido la gestión integral del bosque, asegurando plantaciones que serán la materia prima para sus aserraderos, plantas de paneles y celulosa, en Estados Unidos y Canadá entraron sólo a la producción de paneles, posicionándose como los terceros en el mundo en este mercado y el primero en América.

En los últimos años, el foco de atención de Forestal ARAUCO ha estado en Estados Unidos, Brasil, Uruguay y Chile, donde entró en operaciones una planta de paneles en Teno, región de O’Higgins y la modernización y ampliación de la planta Horcones, conocida como proyecto MAPA, con una inversión de US$ 2 mil millones.

Pero, ¿Cómo la ha afectado la crisis del coronavirus? Se lo preguntamos a Jorge Serón Ferré, Gerente General de Forestal ARAUCO. “Estos últimos meses han sido complejos para ARAUCO y en especial para el negocio forestal. Hemos debido enfrentar el estallido social en Chile, la mayor sequía en los últimos 70 años, y ahora la pandemia de Covid-19 que ha afectado a todo el mundo.”

En torno al Covid-19, en ARAUCO hemos tomado todas las medidas recomendadas por la OMS y por las autoridades, ya que es nuestra prioridad prevenir contagios en los trabajadores y en sus familias. Gracias a la gran colaboración de trabajadores, dirigentes sindicales y empresarios, hemos logrado mantener  nuestras operaciones de cosecha y transporte, las que están asegurando  el funcionamiento de la industria, principalmente de Celulosa, materia prima esencial para la generación de insumos sanitarios  altamente demandados para el tratamiento de esta pandemia.

¿Qué medidas se han tomado para cuidar a los trabajadores?

Hemos hecho todo lo que está a nuestro alcance para resguardar la salud de los trabajadores. Establecimos un completo listado de cumplimiento con más de 70 medidas agrupadas en seis ítems: transporte de personas, ingreso y desplazamiento en instalaciones, baños y lockers, puestos de trabajo, casinos y comedores, comunicaciones y capacitación. Todas estas medidas, que fueron definidas en conjunto con las empresas de servicio, se encuentran implementadas en la totalidad de nuestras operaciones. Hoy la revisión exhaustiva de ellas, realizada tanto por ARAUCO como por los propios empresarios, nos indica que tenemos una altísima adhesión.

¿Qué desafíos se han presentado en el trabajo con las empresas de servicios forestales en terreno, faenas, caminos o puertos?

Lo más importante en esta emergencia es el cuidado de las personas, esa ha sido nuestra prioridad y el principal desafío. Hemos debido aprender a operar de una manera distinta a la que estábamos acostumbrados y esto lo hemos tenido que hacer entre todos los actores. Creo que rápidamente todos entendimos, lo primero es realizar todas las acciones que tienden a  salvaguardar la vida  de las personas  y segundo, en la medida de lo posible, mantener el desarrollo de nuestras operaciones.  No cabe duda que este partido tenemos que ganarlo entre todos, hoy hemos visto que tomando las medidas adecuadas, cumpliendo las disposiciones de las autoridades, incentivando una conducta preventivas de cuidarnos entre todos, sí es posible seguir adelante con la actividad forestal tan importante para el desarrollo de la economía del país.

¿Cómo está operando la industria en la macrozona para mantener las cadenas productivas?

Las empresas tienen un rol social, y tienen clara conciencia del riesgo que está significando esto, debemos ser actores muy activos en generar tranquilidad y cumplir los protocolos sanitarios dispuestos por la autoridad en los sectores donde se desenvuelven.

Nuestra actividad tiene grandes beneficios para las personas, las comunidades  y el medio ambiente. Somos los pulmones que estamos aportando oxígeno y fijando carbono. Nuestros productos y nuestra actividad son esenciales, tal como ya mencione, somos parte importante de la cadena que está permitiendo proveer parte de los insumos médicos que ayudan a controlar esta emergencia. Estoy hablando de todos los productos relacionados a elementos sanitarios hechos a partir de celulosa como las toallas secantes, las mascarillas, los pañuelos desechables, la ropa médica desechable que se hace de papel, que son elementos empleados en hospitales, quirófanos y centros de salud, en general. Mantener el abastecimiento en el país es nuestro principal rol en este momento y por eso el sector forestal a nivel mundial es señalado como una actividad productiva esencial para ayudar a frenar la propagación del virus.

Esto involucra una gran cadena productiva. Si miramos la celulosa, que es la materia prima de una gran cantidad de productos higiénicos, hay bastante trabajo aguas arriba, personas que están plantando y cultivando los árboles, otras personas que se dedican a cosecharlos, otras que los procesan y transportan, otros que los transforman en los productos nobles. Todo esto permite que hoy en cada uno de nuestros hogares tengamos productos que están aportando de manera importante a cuidar nuestra salud y evitar los contagios.

¿Cómo se ha desarrollado la demanda mundial de productos forestales?

La pandemia ha tenido un impacto negativo importante en las economías del mundo, lo que claramente también ha afectado los productos forestales. En los últimos meses hemos visto una baja en los mercados, lo que ha impactado en todos nuestros productos. Hasta ahora, el más afectado ha sido el negocio de paneles, por la importante caída en la demanda. Esto ha llevado a ARAUCO a detener algunas operaciones en Norteamérica y a disminuir la capacidad de producción en Brasil, Argentina y Chile.

¿Existe preocupación o atención especial en algún factor financiero o logístico?

En materia económica, sin duda esta pandemia está impactando la economía mundial y Chile no es la excepción. Nos estamos viendo afectados por una contracción relevante en los continentes destino de nuestras exportaciones como es el caso de Estados Unidos, Europa y China.  En la medida que se generen disminuciones en las demandas de nuestros productos, eso va a impactar necesariamente la producción local, por eso es tan importante respaldar y aplicar las medidas que ha indicado el ministro de Hacienda, respecto a cómo defender empleos. En el ámbito forestal estamos estudiando y tomando las medidas para que las empresas, especialmente las de servicio accedan a estas iniciativas.

En esa línea, las medidas pro-defensa del empleo y solidaridad que está llevando a cabo la autoridad económica hay que implementarlas y a la brevedad. Lo que viene es duro, la capacidad productiva la tenemos, por consiguiente, debemos defender los empleos para recuperarnos rápidamente.

¿Los proyectos de expansión o inversión del grupo ARAUCO en Chile y el mundo han tenido alguna dificultad? Como el caso de Mapa o en otros países

En el caso de MAPA, por la gran cantidad de personas que estaban participando en la construcción, dimos un plazo de dos semanas para que las empresas constructoras tomaran todas las medidas preventivas que permitieran resguardar la salud de los trabajadores. Desde el punto de vista financiero, este es un proyecto que requiere una inversión muy importante, que trae consigo una gran cantidad de empleos para la zona y para la región, por lo cual no es posible ponerlo en pausa. Por esto, hemos hecho todo lo posible para seguir adelante con su desarrollo.

En el caso de pulpa textil en Valdivia, otro proyecto importante para ARAUCO, ya estaba prácticamente terminado cuando comenzó la pandemia. El resto de las iniciativas tienen menos envergadura y las iremos evaluando en función del desarrollo de la pandemia y su impacto en la economía durante los próximos meses.

¿En cuánto se han modificado los objetivos que tenían como grupo de empresa para este 2020 con esta crisis?

Claramente esta emergencia sanitaria ha significado sumar un nuevo desafío a los que teníamos para este año. Lo que nos hemos propuesto es seguir adelante con las metas que nos habíamos planteado en seguridad, medioambiente, productividad y eficiencia. Sin lugar a dudas hoy el escenario es mucho más complejo, sin embargo, contamos con un gran equipo de personas que está trabajando en forma profesional y comprometida para seguir avanzando.

¿Qué aprendizajes está dejando esta crisis sanitaria?

A nivel de las personas, esta pandemia nos evidenció que nos habíamos distanciado mucho de lo básico, de lo más valioso: la familia, el valor de la vida y la salud de las personas y de cada uno de nosotros. En cuanto a las empresas, creo que esto ha puesto a prueba nuestra flexibilidad y rápida capacidad de adaptación. Creo también que se han quebrado varios paradigmas y hemos visto cómo cosas que antes parecían impensadas, como el teletrabajo, hoy están funcionando de manera efectiva.

¿Cuál cree serán las nuevas formas de trabajo y cuidado que llegaron para quedarse una vez que salgamos de esta emergencia sanitaria?

Sin lugar a dudas esta emergencia generará cambios importantes. Hemos visto que podemos seguir trabajando sin estar tan cerca y hemos visto que la tecnología nos ayuda bastante y que no son necesarios tantos viajes para ser efectivos en la tarea. En cuanto al cuidado, esperamos que pronto exista una vacuna o tratamiento que nos permita hacer frente al Covid-19, mientras tanto, tenemos que seguir adelante tomando todas las medidas de prevención que sean posible tanto en nuestro trabajo como en nuestro hogar. Tenemos que ser muy rigurosos, no ceder hasta que definitivamente esto ya se haya superado. Hay mucho que aún no sabemos de este virus, pero lo que sí sabemos es que es altamente contagioso y perjudicial para las personas en grupos de riesgo, por lo tanto, siempre tenemos que estar pensando en el resto de las personas que están en nuestro entorno.

¿Cuál cree ud. que será la nueva valoración del bosque, dada que se ha definido a la industria forestal como estratégica para el país?

La humanidad se enfrenta al Cambio Global, una situación crítica para el futuro del planeta y que se explica esencialmente por dos grandes vectores: 1) el aumento de la temperatura global como consecuencia de la emisión de gases de efecto invernadero (GEI); y 2) el sostenido aumento de la población mundial.

El cambio climático producto del calentamiento global es una realidad donde las futuras generaciones nos exigen actuar con urgencia.

Por otra parte, de acuerdo a proyecciones de la ONU, la población mundial aumentará en 1 billón de habitantes en los próximos 15 años y podríamos alcanzar los 10 billones de habitantes hacia 2050. Este crecimiento sostenido de la población ha generado -y seguirá provocando- una fuerte presión sobre los recursos naturales para lograr satisfacer las necesidades básicas de la población. La presión sobre estos recursos ya ha generado graves efectos sobre la biodiversidad, aumentando la deforestación, la tala ilegal y una degradación creciente de los ecosistemas.

La actividad forestal, principalmente  en base a plantaciones,  tiene entonces un rol clave para un desarrollo sostenible del planeta, puesto que es una actividad productiva que califica como sumidero de carbono. Además, manejados responsablemente, los bosques son un recurso natural renovable, que constituyen una solución de largo plazo para abordar los desafíos del cambio global.

Los árboles son la mayor infraestructura biológica del planeta y los mejores captadores de CO2. Y para reducir los GEI es clave acelerar la captación de CO2. No existe hoy en el mundo tecnología alguna que haya podido copiar la fotosíntesis, ni que pueda replicar la función vital de los bosques. En esta dimensión, todos los árboles, sin distinción, saben hacer su trabajo.

Peter Ellis, científico de The Nature Conservancy, plantea que los árboles “son la cuerda de salvación que la naturaleza nos mandó”. Para lograr un adecuado equilibrio entre el desarrollo socioeconómico y el cuidado medioambiental, debemos poner en valor nuestros bosques. Esto exige que avancemos hacia nuevas formas de colaboración, enfrentando estos desafíos con mirada global, pero comenzando desde lo local.

Por todo esto la industria forestal es más que nunca esencial para el país y para el mundo entero.

No podemos dejar de preguntarle por la situación del sector forestal y la violencia y ataques armados en las regiones del Bío bio a Los Lagos, ¿Cuál es su opinión del avance de la  violencia y por donde deben ir los esfuerzos para encontrar una solución a este conflicto?

Estas son situaciones realmente lamentables. Nosotros rechazamos de forma categórica la violencia y cualquier situación que pueda poner en riesgo la seguridad y empleo de los trabajadores que se desempeñan en la actividad forestal. Debemos encontrar la forma de aislar la violencia generando acuerdos que permitan tener un ambiente social armónico en las regiones señaladas.