Sergio Sepúlveda, Servicio Forestal Nahuelbuta

2430
Violencia Rural
Fuente Foto: http://www.latercera.com/noticia/nuevo-ataque-incendiario-deja-dos-camiones-quemados-en-region-del-biobio/

“Los que nos atacan no saben que nos queman nuestras herramientas de trabajo y ponen en peligro a nuestros trabajadores y no a los grandes empresarios”.

Este año nuevo Sergio Sepúlveda sufrió la quema de una retroexcavadora en Osorno, que se suma la lista de equipamiento que ha perdido a causa de atentados terroristas en la zona de conflicto, y donde aún no ve una solución judicial “Me han quemado 7 máquinas en 4 eventos. Loncoche, Victoria, Curacautín son parte de los lugares donde en faenas me han quemado mis herramientas de trabajo”.

Las pérdidas son millonarias y la incertidumbre es aun mayor. Los trabajadores andan muy preocupados no solo por perder sus puestos de trabajo sino que incluso temen perder la vida “yo le digo a mis trabajadores siempre que si les quieren quemar las máquinas o ocurre algún tipo de ataque en las faenas ellos no pongan ningún tipo de resistencia porque ya sabemos que los delincuentes andan armados y serían mis trabajadores los que podrían sacar la peor parte”.

Sergio asegura que no ha recibido el apoyo que él espera de parte de las empresas mandantes “No hay apoyo como el que uno espera, ellos funcionan con nosotros y si un contratista sufre un ataque y no tiene como reponer sus equipos, la empresa simplemente busca otro y sigue con sus faenas. Por eso es necesario que las autoridades, la comunidad y los que provocan estos daños a veces irreparables sepan que los únicos afectados somos los contratistas y trabajadores del bosque”.

Consultado acerca del actuar del Gobierno Sergio es categórico y asegura que “al Gobierno no le interesa nuestro rubro ni nuestra zona, todo se centra en Santiago. Si ocurriera algo similar allá estaría toda la prensa y el Gobierno se haría presente, pero como estamos lejos ellos creen que somos casos aislados”.

Sergio al igual que muchos contratistas y trabajadores del área forestal se sienten inseguros y tienen temor de lo que pueda ocurrir con esta escalada de violencia “todos somos chilenos, merecemos el mismo resguardo y que nos den la misma protección. Por muy grande o pequeña que sea una empresas debemos recibir la protección que el Estado nos debe dar, estamos en nuestro derecho y acá estamos desprotegidos, las policías están atadas de manos y para mi, la justicia ampara estos hechos delictuales”.

7 máquinas, 4 eventos y una incertidumbre que se hace latente, son parte del día a día de Sergio y sus trabajadores, quienes siguen a la espera de que alguien tome las medidas necesarias para terminar con esta violencia.