SERVICIOS FORESTALES EN CHILE UN SECTOR DE CARACTERÍSTICAS PROPIAS Primera parte

2063

  1. El sector forestal chileno y las empresas de servicios

Como es ampliamente conocido, el sector forestal chileno es el tercero en exportaciones del país luego de la minería, y de la agricultura/industria de alimentos. [i] Este sector está basado casi exclusivamente en plantaciones forestales de especies exóticas, las que cubren aproximadamente 2.4 millones de hectáreas, de pinos (Pinus radiata, 58.4% en superficie) y eucaliptus de alto crecimiento (Eucalyptus spp., 34.9% en superficie). Estos bosques plantados, junto con los de Brasil, son los de mayor tasa de crecimiento en el mundo. [ii] En términos de montos en dólares, las exportaciones forestales alcanzaron los US $ 5.251 millones FOB en 2016 – según INFOR – y se estima que para 2018 se sobrepase esa cifra.

El sector forestal provee un importante número de fuentes de trabajo que, según fuentes oficiales, se cifran en 130.000. (otras fuentes las estiman en 300.000 si se consideran también fuentes laborales indirectas). Dado que la mayor parte de la masa forestal productiva (63%) se concentra en dos a tres grandes empresas chilenas principales, la mayor parte de las operaciones forestales es externalizada en empresas de servicios para hacer las operaciones más eficientes

Contratistas forestales, una realidad global ineludible

En general, a nivel global las empresas de servicios forestales corresponden a empresas de pequeño y/o mediano tamaño. Esto ocurre en muchos de los países en donde se desarrolla actividad forestal, como Suecia, Finlandia, Eslovaquia, Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda y Australia, por nombrar algunos de los más importantes.

En el hemisferio norte, específicamente en Eslovaquia[iii], por razones de eficiencia y rentabilidad la gran mayoría de las operaciones forestales se ejecuta con contratistas forestales. La proporción de este tipo de servicios ha ido creciendo, ubicándose entre 72% de subcontratación en transporte de madera hasta el 95% de subcontratación de servicio en cosecha forestal desde 2012.

Similar realidad es la que ocurre en Finlandia[iv], donde la necesidad de exportar eficientemente ha llevado al surgimiento de empresas contratistas de diferente tamaño lo que ha generado una diferente situación económica: si bien la mayoría de estas empresas están altamente endeudadas, las empresas contratistas de mayor tamaño son, como es obvio, las menos afectadas.

Suecia es otro país escandinavo en donde la mayoría de las operaciones forestales son externalizadas en contratistas de servicios forestales.[v] Es también uno de los países donde entre 1993 y 2009, el número de contratistas forestales se incrementó en un 80% debido fundamentalmente a incorporar silvicultura y a la diversificación en otras líneas de negocio. Sin embargo, se ha notado[vi] que durante los últimos 22 años la rentabilidad de los contratistas ha ido disminuyendo. Los contratistas de cosecha suecos están altamente mecanizados y como ocurre en varias partes de Europa, en Suecia la mayor parte (42%) de las empresas contratistas son de pequeño tamaño con un promedio de tres trabajadores por empresa. Comparando el grado de mecanización versus el número de trabajadores, la tendencia es que los contratistas empleen cada vez menos trabajadores, pero con más horas trabajadas por equipo, de manera de aumentar la eficiencia en la utilización dada la alta inversión inicial en mecanización.

Más al sur, en Francia, las operaciones forestales también están externalizadas y mecanizadas; allí se han hecho estudios[vii] para determinar el vínculo entre desempeño económico y estilo de gestión en la empresa. A pesar de que pudiera presumirse como obvia la relación entre estas variables, el estudio mencionado no encontró una relación clara entre desempeño económico y un número de factores que conforman un determinado estilo de gestión. Sin embargo, sí se concluyó que es una condición necesaria – pero no suficiente – el contar con buena gestión del recurso humano, particularmente cuando se emplean más de 3 personas.[viii] Lo anterior dado que en Francia son usuales los pequeños emprendimientos de servicios forestales, usualmente familiares.

En general en Europa[ix], los contratistas han evolucionado desde una operación manual o tradicional de las operaciones forestales hasta la mecanización de sus actividades, principalmente llevada a cabo por pequeñas a medianas empresas. La mecanización, sin embargo, ha sido asociada a lesiones más graves en términos de seguridad ocupacional. En términos de innovación de sus operaciones forestales, lo contratistas forestales europeos enfrentan una compleja realidad financiera para hacer frente a los desafíos de recursos que impone el invertir en esta área.[x] En general todas las empresas de servicios europeas trabajan con márgenes muy bajos, con baja capacidad de invertir en nuevas tecnologías, y con alta vulnerabilidad a cualquier amenaza en los mercados.

En Norteamérica, el estado de Colorado mostró una realidad diferente al caso europeo: [xi] lo habitual es que los contratistas trabajen también en otras industrias, tales como la industria de construcción, excavación, instalación de cercos, entre otras. Esto contrasta con el resto de Estados Unidos donde los contratistas forestales están más especializados. En general en Colorado, la mayoría de los contratistas de servicios forestales son pequeños negocios que van entre los 4 a los 30 empleados por empresa.

Contrario a lo que se pudiese suponer, la industria de contratistas forestales Estados Unidos en Oregón ha tenido bastantes problemas de seguridad y salud ocupacional (SSO). Está formada por trabajadores principalmente latinos que, por ser inmigrantes, suelen ser más vulnerables: sueldos atrasados, pobre clima laboral, elementos de protección personal no proveídos por el empleador y temor a reportar incidentes ocupacionales por miedo al despido, han llevado a incumplimientos legales en SSO que han originado accidentes fatales.

En Canadá[xii], en el curso de más de 35 años la industria forestal ha evolucionado hacia la externalización de casi todas sus operaciones. Como en otros países, esta industria tiene grandes dificultades para innovar en sus procesos debido a lo estrecho de sus márgenes, fallas en la disponibilidad de los equipos forestales, condiciones meteorológicas y de terreno impredecibles.

En el hemisferio sur, tenemos dos ejemplos relevantes, en primer lugar está el caso de Australia que posee una superficie de bosques de unos 124 millones de hectáreas. También la mayoría de las operaciones forestales son ejecutadas por contratistas forestales, los cuales cubren una gama diversa de operaciones como en los casos anteriores.[xiii] Nueva Zelanda es otro ejemplo importante, país en el cual las operaciones se han ido progresivamente mecanizado mediante contratistas forestales y particularmente mediante el uso de torres de madereo debido a la escarpada topografía donde se cosecha.

En resumen, son más las similitudes que las diferencias entre los contratistas forestales a nivel mundial. Es así que (a) la mayoría de los contratistas están parcial o totalmente mecanizados; (b) la mayor parte corresponde a empresas de pequeño a mediano tamaño (de menos de 100 personas, incluyendo micro-empresas); (c) la mayoría experimenta dificultades en el mantenimiento de sus equipos; (d) todos experimentan stress financiero por lo ajustados de los márgenes operacionales y, (e) una proporción importante son especialistas exclusivos en el sector forestal. Estas características han llevado a que las empresas contratistas de servicios forestales si bien tienden a ser especialistas tengan en general una muy baja capacidad de innovación lo que complica su supervivencia en el largo plazo.  En la segunda y tercera parte de esta entrega veremos en qué proporción las empresas contratistas forestales chilenos se asemejan o diferencian de esta realidad.

 

[i] Estadísticas del Banco central de Chile: http://si3.bcentral.cl/Siete/secure/cuadros/arboles.aspx?idCuadro=CCNN2008_PIB_REGIONAL

[ii] Dauvergne, P., Lister, J., 2011. Timber, Polity Press. 200 pp.

[iii] Šterbová M., et al., 2016. Innovation Strategy in Slovak Forest Contractor Firms—A SWOT Analysis Forests 7, 118.

[iv] Penttinen M., Rummukainen A., Mikkola J., 2010. Profitability, Liquidity and Solvency of Wood Harvesting Contractors in Finland. Small-scale forestry 10:211-229.

[v] Hagstrom, C., 2013. Profiles of forestry contractors and development of the forestry-contracting sector in Sweden. Scandinavian journal of forest research 28(4).

[vi] Martina Sterbová et al. 2016. The Regional Innovation Paradoxes of Forestry Contractors Firms in Slovakia WoodEMA.

[vii] Cacot et al 2010. Tools and analysis of key success factors in forestry contractors, France – 2010.

[viii] Idem viii.

[ix] Bohlin & Hultaker, 2015. Controlling the costs of work related illness in forestry. – What can the contractor do? Forestry Studies 45, 37-48.

[x] Bouriaud L. 2011. Policy and Market-related Factors for Innovation in Forest Operation Enterprises. Ch 16.

[xi] Vaughan D, Mackes K, 2015. Characteristics of Colorado Forestry Contractors and Their Role in Current Forest Health Issues. Forests Products Journal 65 Nº 5/6.

[xii] Luc LeBelab, Etienne St-Jean, 2011. Forest SME entrepreneurs: Toward a Higher-Performance Business Model? FORMEC Austria 2011.

[xiii] http://www.afca.asn.au/flst-workshops