Término del contrato de trabajo y el proyecto de reforma del gobierno

816
Bosque siempre verde
Bosque siempre verde

Rodrigo Ruiz Godoy, abogado especialista Derecho Laboral, asesor Asociación de Contratistas Forestales.
Rodrigo Ruiz Godoy, abogado especialista Derecho Laboral, asesor Asociación de Contratistas Forestales.

Hace algún tiempo, se anunció un proyecto de ley que pretendía modificar la indemnización por años de servicio a que tienen derecho los trabajadores al terminar su contrato de trabajo, solo en ciertas causales, lo que fue descartado posteriormente en su discusión. Por esto, resulta de suma importancia conocer el actual sistema que contempla la ley, cuándo opera y en qué cambios se traducirá finalmente la modernización al sistema que se ha propuesto por el gobierno.

Recordemos que en materia laboral rige el principio de la estabilidad en el empleo, por cierto, muy criticado por algunos que piensan que en la realidad se debilita este principio con la existencia del “desahucio”, lo que lleva a algunos a hablar más bien de una estabilidad relativa. En Chile, poner fin a un contrato de trabajo solo procede en ciertos casos excepcionales basados en específicas causales que prevé la ley. Estas causales específicas se traducen en dos grupos: aquellas basadas en una iniciativa del trabajador; y aquellas basadas en una iniciativa del empleador, las primeras por la capacidad o conducta del trabajador y las segundas en las necesidades de la empresa.

Es preciso tener en cuenta que numerosas sentencias han declarado como injustificado un despido, argumentando que no se aplicó una causal legal o que la aplicación fue incorrecta. Por ello, en materia de término del contrato de trabajo, siempre ha tenido especial importancia, la indemnización que corresponde al trabajador por los años de servicio a su empleador o a la empresa en que trabaja, ya que, un incorrecto despido puede incluso dar lugar a un incremento considerable en los montos de indemnización por años de servicio, cuando el término de contrato es injustificado, improcedente, indebido o no se ajusta a causa legal alguna. En efecto, al día de hoy – antes de la citada reforma – es una preocupación reiterada el cumplir fielmente la ley para despedir a un trabajador, con especial celo sobre cómo se despide y por qué se despide a alguien.

Por lo anterior, el poder ejecutivo ha convocado a mesas técnicas de trabajo con expertos y centrales de trabajadores, para analizar la actual situación y plantear una modificación al sistema y sus repercusiones en la práctica. En palabras simples y resumiendo todos los detalles que implicó esta propuesta de reforma, la idea era que todo trabajador, siempre tenga derecho a indemnización a todo evento. Es decir, habría derecho a percibir indemnización ya sea, cuando un trabajador renuncia, como cuando es despedido por su empleador por alguna causal que la haga procedente, con un agregado referido a que su monto de indemnización sería rebajado desde el actual que equivale a un mes de sueldo por año, a uno que equivalga a medio sueldo por cada año, manteniendo el tope de indemnización en 11 años de servicios, es decir, 5,5 salarios como indemnización.

¿Se justificaba la propuesta del gobierno? La respuesta no es simple, ya que, al dilema actual de saber cuándo procede el pago de la indemnización y si está o no bien aplicada la ley, se añadía un sin número de casos en que los trabajadores formalmente renuncian, sin percibir una indemnización, entre otras muchas obscuridades que presenta la vida real. Por eso, la cuestión parecía ser más bien económica que de derecho, en orden a saber si convenía más ser indemnizado a todo evento, pero por un monto más bajo; versus una indemnización excepcional y por un monto más alto, y finalmente resulta que la verdadera pregunta puede estar en el mismo principio que inicio éste párrafo ¿realmente existe hoy estabilidad en el empleo? o ¿el despido se traduce a estar dispuesto a pagar? y si esta segunda interrogante fuera afirmativa, como tengo la convicción en términos generales, ¿por qué pagar a alguien que renuncia?, ¿cuál era beneficio para el país en realidad?