Todos los árboles hacen su trabajo. Matías Domeyko, Vicepresidente Ejecutivo de ARAUCO

0
537

El cambio climático nos pone frente a un desafío, en cuya esencia está implícita una disyuntiva central: ¿Cómo responder a las crecientes necesidades materiales del ser humano al mismo tiempo que hacemos mayores esfuerzos por proteger el medio ambiente? Sabemos que para los problemas complejos no existen soluciones simples. Y este es probablemente el más complejo que ha enfrentado la humanidad en su historia.

De acuerdo con el 3er Informe sobre Cambio Climático, elaborado por el Ministerio del Medio Ambiente (2018), la actividad silvícola en Chile ‘es el único sector que consistentemente absorbe CO2, lo que lo convierte en el más importante por su potencial de mitigación’. Los árboles representan una de las estrategias más potentes para avanzar en mitigaciones al cambio climático, porque son la mayor infraestructura biológica del planeta y los mejores captadores de CO2. No existe hoy en el mundo tecnología capaz de replicar la fotosíntesis. Todos los árboles, sin distinción, nativos y plantaciones, saben hacer su trabajo. La mejor forma de combatir el cambio climático es con más naturaleza. El planeta necesita más árboles.

Manejados responsablemente -con los cuidados medioambientales y sociales exigidos por certificadores internacionales de manejo forestal sustentable como FSC® y PEFC®- los bosques son un recurso natural que ofrece soluciones de largo plazo para satisfacer las demandas propias del desarrollo económico.

Además, un manejo forestal responsable reduce la presión sobre los bosques nativos, cuya deforestación y degradación representa un 20% de las emisiones mundiales de CO2. Todo lo anterior, en un contexto donde la demanda por madera -de acuerdo a WWF- se triplicará hacia 2050, augurando un aumento de la tala y deforestación ilegal de bosques nativos.

Es clave continuar fortaleciendo la complementariedad entre la producción forestal responsable y la conservación y restauración del bosque nativo. Si no suplimos la creciente demanda mundial de vivienda con madera, será con alternativas cuya huella de carbono es más alta. Según el World Economic Forum, el único material que puede satisfacer de manera sustentable las necesidades de vivienda en el mundo en los próximos años es la madera.

Peter Ellis, científico de The Nature Conservancy, plantea que los árboles son la cuerda de salvación que la naturaleza nos mandó. La realización de la COP 25 en Chile es una tremenda oportunidad para que tomemos el liderazgo mundial para enfrentar el cambio climático.

Un futuro sostenible exige que entendamos que es responsabilidad de todos -políticos, académicos, empresas, ONGs y sociedad civil- tener la visión y la agudeza para tomar esta cuerda de salvación.

ARAUCO y sus acciones para mitigar el cambio climático

El cambio climático llegó para quedarse. No es una moda, ni el tema hit. Si no hacemos algo ya, las consecuencias serán complejas para las futuras generaciones. ¿La actividad forestal puede contribuir a revertir las consecuencias de este escenario? Definitivamente sí.

Expertos han señalado que la actividad silvícola en nuestro país es la más eficiente en la absorción de CO2. Incluso, si sólo los bosques de la empresa ARAUCO no existieran habría 600 millones de CO2 liberadas en la atmósfera equivalentes a las emisiones anuales por quema de combustibles de 107 millones de autos o de la construcción en hormigón de 72 millones de viviendas sociales.

¿Cómo aportamos como ARAUCO y como industria forestal a revertir este escenario?

  • Actualmente, ARAUCO tiene un patrimonio forestal de 1,1 millón de hectáreas en Chile, de las cuales un 26% es bosque nativo o áreas protegidas. De esta superficie, el 21% se encuentra declarado como Áreas de Alto valor de Conservación, que protegemos y conservamos.
  • Trabajamos una materia prima renovable: los árboles. Este ser vivo es el único capaz de almacenar dióxido de carbono y liberar oxígeno.
  • Del árbol nacen productos amigables con el ambiente. Es una producción renovable.
  • Realizamos una gestión sustentable de nuestras plantaciones forestales con la adhesión a los más altos estándares internacionales de Manejo Forestal. Gracias a las plantaciones disminuye la presión sobre el bosque nativo.
  • Promocionamos uso de productos sustentables como la madera y nuevos productos renovables como la pulpa textil
  • Considerando que los bosques y plantaciones de ARAUCO son generadores de variados y diversos servicios ecosistémicos y el más importante para las comunidades es la provisión de agua. La compañía tiene una Estrategia de Gestión que se viabiliza con el Programa Desafío Agua que ha permitido proveer de este vital elemento a más de 15 mil personas.
  • Tenemos una Política de Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos donde nos comprometemos a proteger y conservar especies, ecosistemas, grandes núcleos con poca intervención antrópica, humedales a través de planes de gestión y monitoreo con énfasis en control de amenazas. Los sectores más críticos y significativos tienen el estatus de Área de Alto Valor Ambiental (AAVCs).
  • A su vez, nos hemos comprometido con la no sustitución del bosque nativo junto con un programa de restauración que busca proteger las especies amenazadas y sectores claves para la biodiversidad o de gran relevancia para las comunidades.

Y todos nosotros, como personas naturales ¿cómo podemos contribuir a mitigar el cambio climático?

  1. Plantando árboles
  2. Usando y privilegiando productos de madera y fibras naturales
  3. Siendo partícipes en la prevención de incendios rurales. En un incendio se libera el CO2 que un árbol ha absorbido en su crecimiento causando un daño irreparable al medio ambiente.

La invitación es a que te sumes y seas un embajador del aporte de la industria forestal al país y sostenibilidad del planeta.