Tras recolectar semillas y frutos nativos se espera obtener más de 40 mil árboles para reforestar la Reserva Nacional Nonguén

72

El material genético de las especies nativas se llevó al vivero Carlos Douglas de CMPC en Yumbel, donde será tratado y cultivado a la espera de convertirse en plantas aptas para ser trasplantadas el próximo año.

Un roble puede llegar a medir 40 metros de altura, tener dos metros de diámetro y vivir más de 100 años, pero cuando un incendio forestal arrasa con 90 hectáreas, de las cuales el 50% corresponde a bosque nativo, nada se salva.

Ese fue el caso del incendio que afectó a la comuna de Chiguayante, en la región del Biobío, en enero de 2020 y que alcanzó a la Reserva Nacional Nonguén, declarada el último refugio de bosques nativos de Concepción.

Dada la crisis ambiental que este siniestro produjo Fundación Reforestemos, CMPC y Conaf se unieron bajo una alianza que contempla la restauración y recuperación de las zonas mayormente dañadas por ese gran incendio, la cual se materializa por medio del proyecto “Restauración de bosques y acciones de silvicultura preventiva, Reserva Nacional Nonguén” y del que la acción de germoplasma y viverización forman parte.

Luego de un trabajo de más de cuatro meses, esta semana finalizó la recolección de germoplasma, material genético que se obtuvo gracias a la instalación de 25 trampas bajo dosel. Con esta técnica y el trabajo de los equipos profesionales de Reforestemos y CMPC, se lograron capturar frutos nativos y semillas que serán almacenadas y reproducidas en el vivero Carlos Douglas, perteneciente a CMPC.

Con esta recolección de semillas se esperan obtener más de 40 mil plantas y se estima que la reforestación se efectuará el próximo año con las nuevas plantas producidas en base a la misma procedencia genética, ya que se trata de una reserva con biodiversidad única. Al realizar la reforestación con el germoplasma propio de la reserva, se permite perpetuar el origen genético de las especies nativas del lugar.

“Estamos muy entusiasmados de aportar a la restauración y protección de un hot spot de biodiversidad  tan relevante como es la Reserva Nacional Nonguén, a través de una alianza sinérgica y un plan completo de recuperación y concientización, que incluye la limpieza de terreno, implementación de cortafuegos, recolección de germoplasma, viverización, reforestación, educación ambiental, trabajo con la comunidad y prevención de incendios”, comentó Suzanne Wylie, directora ejecutiva de Fundación Reforestemos.

Durante este año se trabajará en la reforestación de 3 hectáreas con especies como peumo, roble, quillay y maqui, entre otras, así también en labores de silvicultura preventiva y en uno de los ejes más importantes de este proyecto: la educación ambiental, con el objetivo de evitar que nuevos siniestros vuelvan a destruir de manera irreversible el ecosistema local.

Al respecto, el director de Conaf Biobío, Francisco Pozo, comentó que “hace cuatro meses que firmamos este convenio, que viene a sumarse a las distintas labores de restauración que, como Corporación, estamos llevando a cabo en este futuro parque nacional que es el principal pulmón verde del Gran Concepción. Por lo que cada etapa del proyecto junto a CMPC y Reforestemos que se vaya cumpliendo es un paso más para recomponer el ambiente que existía en la zona afectada por el incendio del año pasado”.

El gerente de Asuntos Corporativos de CMPC zona sur, Augusto Robert, valoró la labor conjunta para cuidar esta reserva. “El trabajo asociativo entre Conaf, Fundación Reforestemos y CMPC es una alianza virtuosa que permite proteger la Reserva Nacional Nonguén en materias como la protección y reforestación de sectores afectado por incendios, generación de masa de bosque nativo y reforestación de sectores afectados por los incendios. Además, es un pulmón verde y una reserva única, porque muchas de las especies son endémicas, es decir, que están sólo en este lugar del mundo, por lo tanto, es responsabilidad de todos cuidarla”.

Reforestación

Este proyecto se enmarca dentro del convenio firmado el año 2017 entre Fundación Reforestemos y CMPC, en el cual formalizaron una alianza de colaboración, la que se activó con el aporte de 500 mil especies nativas a la Fundación con el fin de reforestar y recuperar zonas de alto valor ecológico durante un período de 5 años.

En el caso de la Reserva Nacional Nonguén, bajo este convenio este año se plantarán a fines de mayo 8 mil árboles, entre Quillay, Peumo, Roble y Maqui, provenientes del Vivero Carlos Douglas.

Durante el año pasado, la prevención de incendios pasó a tomar un rol protagónico dentro de las iniciativas impulsadas por esta alianza, asumiendo el compromiso de aportar de manera concreta en proyectos que promuevan la educación y capacitación en temas de prevención, junto con proyectos asociados a la construcción de infraestructura y equipamiento de brigadas forestales.