Un contratista forestal al sur del mundo

362

Sergio Vilicic Peña, el socio del gremio de contratistas forestales más austral del país, desarrolla la actividad entre planes de manejos de bosque nativo de lenga, reforestaciones e implementando tecnología con el fin de disminuir el impacto en el medio ambiente y aprovechar en un 100% el recurso.

La empresa contratista Servicios Forestales Sergio Vilicic Peña está formada por 30 hombres bien preparados para partir a cualquier parte de Magallanes a trabajar en el frío e inhóspito bosque nativo del sur de Chile. A diferencia de que lo que ocurre en la macro zona sur, en Magallanes, se realizan restituciones de bosque nativo las que se generan producto de la construcción de nuevas obras civiles, es así como por ejemplo se ha ido reforestando Torres de Paine y otros bosques que han sido afectados por incendios.

“Hago transporte, carguío, cosecha, plantación, planes de manejo, en definitiva cualquier actividad que se pueda relacionar con el rubro. En Magallanes tienes que tratar de hacer el ciclo completo porque si no, te quedas sin pega.”

Sergio explica que su familia siempre ha estado ligada al rubro forestal “desde que era chico, los veranos los pasé en el bosque, siempre me gustaron los camiones y la mecánica, el ir a la Universidad me ayudó a enfocarme hacia la silvicultura y al mismo tiempo nos sirvió  tener a alguien que pudiera confeccionar los planes de manejo. Indudablemente la actividad forestal es lo que más me gusta y siempre he estado relacionado con ella”.

Su primer trabajo como empresa Forestal fue para Forestal Trillium ubicada al sur de Tierra del Fuego, en este proyecto donde tuvo la oportunidad de trabajar en la construcción de las fajas que es el trabajo previo a la construcción de los caminos. Ahí adquirió su primer Skider y formó su primera cuadrilla. “La Trillium era una empresa norteamericana grande que tuvo alrededor de 200 mil hectáreas de patrimonio de bosque nativo y se suponía que esa iba a ser una pega eterna, pero bueno, los persiguieron tanto los ecologistas que al final se fueron, ese trabajo duró 5 años.” Después trabajó para la Magallánica de Bosques, empresa que hacía astillas que luego quebró, pero para ese entonces, Sergio ya estaba armado como empresa prestadora de servicios forestales en Magallanes.

Sergio explica que el manejo forestal al sur del mundo es siempre con rendimientos bajos porque, al ser bosques nativos, se trabaja de una manera diferente. “Se hace una corta de protección, esto significa que se saca el 50% solamente del área basal y además lo que se saca no es tan bueno porque tiene bastante pudrición. Entonces de una hectárea que tiene 600 m³ en pie, sacas al aserradero a veces 30 m³, 50 m³ y, en el mejor de los casos, 100 m³. Lo ideal sería tratar de hacer un uso más integral del bosque, porque no tiene altos rendimientos y es importante tratar de aprovechar mejor la biomasa que queda, que es un montón.”

 ¿Cómo es el trabajo forestal en el bosque en la región de Magallanes?

La corta mecanizada es difícil ya que el Feller debe ser de un tamaño que te permita pasar entremedio de los árboles que quedan del dosel remanente, los que hay que cuidar mucho para asegurar el establecimiento y la protección de la regeneración que aquí es altísima. La Lenga tiene una súper buena estrategia regenerativa, una vez que se abre el dosel superior enseguida vienen los renovales, no queda ni un sector sin árboles, incluso donde se han hecho quemas, si cuenta con la presencia de un árbol semillero y está libre de la intervención del ganado, el renoval vuelve inmediatamente.

Cuando el invierno es helado y se afirma el piso, uno puede trabajar tan bien como en el verano. Los períodos de transición entre el frío y el calor son los más difíciles, el deshielo en la primavera deja blando el terreno y hace casi imposible la operación para evitar el daño a los suelos. Es por esto que el invierno siempre es bueno para trabajar siempre y cuando no haya mucha nieve.

El volteo lo hacemos con motosierra, tenemos un Feller que lo usamos en la construcción de fajas y tratamos también de meterlo dentro del bosque porque es pequeño y de alta flotación, lo que hace mínimo el impacto en el suelo, ese lo compramos para tratar de eliminar el riesgo de los motoserristas. Seguimos practicando con el uso del Feller en la corta intermedia para generar el mínimo daño en el dosel remanente.

Y los bosques que tú manejas, ¿Cuáles son los propietarios? ¿Cómo es la propiedad?

En la actualidad estamos explotando predios propios y de terceros. A los predios de terceros le compramos el vuelo que son pequeñas extensiones de bosque las que no son utilizadas por los propietarios ya que, en su mayoría, se dedican a la ganadería. Luego hacemos el plan de manejo y una vez aprobado, realizamos la explotación forestal dentro de un plazo convenido con el propietario.

¿Cómo se proyectan el trabajo y los desafíos que tienes?

Alrededor de la ciudad han hecho muchas de parcelaciones que se han ido poblando y se está produciendo una altísima demanda de leña, que no había antes, entonces gran parte del subproducto de la cosecha lo estamos apuntando ahí. Nosotros siempre estamos tratando de buscar algo nuevo es así como instalamos una planta de pellet que está en pleno funcionamiento y que hoy en día es una solución tanto para calefacción como para la eliminación del aserrín que genera el aserradero,  todo esto con el fin de aprovechar de una manera más integral el recurso forestal. Han sido buenos años, en general, siempre estamos trabajando con la intención de hacer algo mejor y mantener el recurso para las generaciones que vienen. 

Las posibilidades de la biomasa

 Un proceso circular destacable es el que ha logrado el trabajo como forestal junto al aserradero de la familia en la producción de pellet. “Es un proceso bastante lindo porque no generamos prácticamente desperdicios ni desechos porque los transformamos en pellet que es un producto que vendemos acá, en la región de Magallanes, y en Coyhaique.