Un nuevo modelo de contratista forestal

511

Ya son más de 40 años en que los contratistas forestales trabajamos en el bosque en distintas faenas, desde la preparación de suelos para forestar o reforestar, hasta el transporte de los rollizos hacia una planta industrial. A lo largo de este tiempo hemos transitado por distintos modelos de trabajo. En las décadas de 1970 a 1990, la injerencia y control de las empresas principales en la administración del contratista era la tendencia en la faena forestal. La mano de obra era local en su mayoría. Sin embargo, este sistema de trabajo era poco productivo.
Actualmente los contratistas forestales con la incorporación de nuevas tecnologías, han logrado importantes avances en productividad, eficiencia y seguridad laboral. Además, hay una mayor independencia administrativa y los trabajadores provienen de distintos lugares desde la región del Maule a Los Lagos. Es decir, la faena forestal actual mejoró en cuanto a autonomía en la gestión y en mayor productividad, pero perdió la relación con las comunidades locales.
Este importante salto productivo y de gestión, debiera ser razón para que el sector forestal se enorgullezca de los contratistas forestales, luchadores, emprendedores y gestores de muchos proyectos.
Se ha alcanzado un alto nivel en el manejo responsable de los bosques artificiales, comparable a los modelos desarrollados en otros países forestales como Canadá, Finlandia, Nueva Zelanda y Suecia. No obstante, como en la vida todo cambia, como Asociación de Contratistas Forestales AG creemos que el modelo actual de relacionamiento y prestación de servicios también requiere de algunos retoques. Vamos por parte:

1.- INDEPENDENCIA EN LA GESTIÓN DEL CONTRATISTA.
Los avances en gestión y profesionalismo de muchas empresas contratistas requieren que las empresas principales dejen de actuar y controlar algunos ámbitos en que éstas son ineficientes: producción, competencias laborales, controles de calidad, capacitación y seguridad laboral. De esta forma, se pueden liberar muchos recursos que, por ejemplo, pueden ir a mejorar las tarifas.
2.- PROMOCIÓN DE CONTRATISTAS LOCALES.
Se debe potenciar la promoción de contratistas locales con raíces en los territorios o zonas de influencia de las industrias, para así generar empleo y desarrollo en las comunidades locales. Esto producirá, a su vez, un sentido de pertenencia e identidad con el sector forestal. Hoy día, muchas de las críticas que recibimos como sector tienen su origen en el concepto “las forestales llegan a los bosques, los cosechan y luego se van.”
3.- ADJUDICACIÓN DE UN PORCENTAJE DEL VOLÚMEN POR GESTIÓN.
El trabajo en el bosque hoy día es licitado en su totalidad y los contratos tienen una duración de 5 años. Luego de los 5 años, como Asociación nos preguntamos ¿qué dificultades traería para la empresa principal que un contratista forestal que realice una buena gestión, pueda optar a un nuevo contrato sin una nueva licitación porque lo ha hecho bien? Podría argumentarse que una renovación de contrato de esta manera no es transparente y vulnera las normas establecidas. Pero, por el contrario, renovar el contrato de esta forma premia el trabajo del contratista y su equipo, su gestión y su profesionalismo. Además, potencia y resalta el hecho de hacer bien las cosas y sirve de modelo a seguir por otros colegas.
4.- APOYO FINANCIERO COYUNTURAL.
Los contratistas forestales somos el gremio más afectado por la violencia y destrucción en la macrozona sur. Esto ha llevado a que muchos sufran importantes pérdidas patrimoniales y su situación financiera se vea tremendamente afectada. Es por ello que, para mantener la continuidad operativa, se requiere que las empresas principales implementen de manera permanente mecanismos de apoyo, tales como: reparación de daños inmediatos, retro compras y leasing internos.

Estos cuatro aspectos mencionados son prioridad para la Asociación de Contratistas Forestales A.G. y proponemos incorporarlos de manera paulatina. La modernización y profesionalización de los contratistas es imperativo para el éxito y crecimiento del sector forestal del país.