Violencia en el sur del país: ¿HASTA CUÁNDO ?

752

Está comenzando un nuevo año y nos vemos enfrentados nuevamente a la violencia rural que acecha impávida en forma insistente y sin control en  cada rincón de las regiones VIII a la X .

Iglesias , máquinas forestales y sus trabajadores se ven rendidos ante el fuego avasallador que arrasa con todo a su paso.

Nuestro gremio muestra cifras realmente desalentadoras relacionadas con el conflicto  desde el 2014 a la fecha :

  • 82 atentados
  • 257 máquinas destruídas
  • 60 contratistas afectados
  • 000 trabajadores involucrados

La irracionalidad de los violentistas contrasta con la reacción de las comunidades, trabajadores, agricultores y empresarios  que se muestran cansados de soportar una violencia sin fin, sin control, desbordada por todos lados. Todos ellos sólo quieren trabajar con tranquilidad, en paz y con seguridad , tres aspectos que cualquier país civilizado debe ofrecer a sus ciudadanos.

Y surge la pregunta lógica : ¿quién es el responsable de detener esta escalada violentista?

Creemos que es el estado a través del gobierno de turno el responsable de la prevención y seguridad pública, es el que tiene que aplicar y usar las leyes, entregar las condiciones  y certezas jurídicas para que los empresarios inviertan y desarrollen proyectos productivos y generen trabajo .

Es el estado el que debe asegurarnos nuestro a la libertad al trabajo.

La extensión de este conflicto por más tiempo y la violencia actual pone en riesgo el puesto de trabajo de 150.000 trabajadores de la industria forestal, que ven con asombro e impotencia como se destruyen bosques y maquinarias

Hoy somos los principales afectados por la violencia rural y creemos que llegó el tiempo de preguntarle al estado: ¿HASTA CUÁNDO?