Visión de los gremios del trabajo forestal: El desafío de construir un nuevo trato

0
705
Movilización de Contratistas Forestales en marzo de 2018

Dirigentes de los gremios de contratistas, de transportes y de trabajadores forestales plantean aquí sus puntos de vista sobre el estallido social y los desafíos que implica para el sector y el país.

“En esta crisis, yo separaría dos cosas importantes”, así comienza dando su opinión Fabián Flores, Presidente de la Asociación de Contratistas Forestales AG, ACOFORAG, que reúne a 154 empresas que prestan servicios forestales con un universo que va desde los 600 trabajadores hasta 10 trabajadores. “Una que son las demandas sociales que, a mi parecer, son bastantes justas y el Estado tiene que atenderlas. Y lo otro tiene que ver con la violencia que han traído estas demandas sociales que, a mi gusto, son cosas totalmente separadas. Si alguien va a protestar, no tiene por qué ponerse capucha y taparse la cara. Hay una escalada de saqueos, de robos y de violencia no vista antes y eso es delincuencia pura. Lo que está viendo la sociedad, lo que está viviendo Concepción, Temuco, Valparaíso, todas las grandes ciudades, nosotros lo vivimos en el bosque desde hace más una década, donde nos queman tres a cuatro veces al mes, donde nuestros trabajadores están con miedo. Nosotros lo catalogamos de terrorismo, porque infringe temor, entonces hoy esto migró hacia las ciudades, pero nosotros lo venimos viviendo hace tiempo.”

“Lo que está ocurriendo hoy en el país es representativo de la mayoría de la gente, pero sobre todo de  los trabajadores. Ellos son una parte importante del gremio de pequeñas y medianas empresas contratistas y veo que los trabajadores contratistas son trabajadores desechables.” Es el parecer de Heriberto López. Presidente de la Federación Nacional de Transportistas Forestales, FENASITRANFOR. Esta organización cuenta con cerca de 450 personas afiliadas, parte de ellas son trabajadores de contratistas de la industria forestal relacionado con CMPC. “Lo que discutimos en el proceso de negociación colectiva son  temas básicos que tienen que ver con remuneraciones porque en algunos casos, ni gratificación legal se les paga. Teniendo derecho, no se les cancelaba. Son trabajadores y trabajadoras –porque un 30% son mujeres- en una amplia gama de labores como aseo, limpieza, montaje y vigilancia. Hay una segregación total en las plantas, porque los trabajadores contratistas no pueden usar los mismos baños que los del personal de la planta. En la planta Laja, por ejemplo, a la hora de almuerzo es donde más son discriminados porque tienen horarios específicos para hacerlo cuando ya no queda mucho que elegir. A ellas y ellos les revisan sus bolsos al salir, a los de la planta no. No pueden usan los buses de acercamiento de las plantas y son pocos los que lo soportan.”

Por su parte,  Jose Hidalgo, socio fundador de Forestal Reñico Ltda  opina que “la crisis que fue gatillada por el castigo contante a la clase media que se ha transformado en el amortiguador de todos los excesos y abusos de un sistema de libre mercado, que para mi gusto es el mejor del mundo para progresar, pero con un estado regulador consciente que garantice justicia social. Este grupo se ha sentido desfavorecido a pesar de tener más ingresos, educación y que claramente votó por el actual gobierno, este no le entregó las reales oportunidades insinuadas en sus propuestas sumándose activamente al estallido social o simplemente desentendiéndose del pedido de paz que muchos clamamos.” Agrega “el gobierno reaccionó en forma incoherente demostrando su desconexión con la realidad del momento. Un gobierno sin un organismo de inteligencia eficaz que lo alimentara de información para tomar decisiones eficientes. Lo que siguió fue lamentable y lo lamentaremos por muchos años. Empatizo con los emprendedores que vieron vulnerados y quemados sus fuentes laborales, sus inversiones y sueños. Nosotros sufrimos este flagelo hace más de 10 años constantemente en el sur, con total impunidad.”

Fabián Flores agrega “partió por demandas sociales totalmente justas, pero también hay una demanda de equilibrio en el trato y en cómo nos tratamos unos a otros, en cómo miramos al que tiene más o al que tiene menos. Nosotros como empresas también vemos oportunidades en trabajar con la cancha más pareja, donde claramente hay tres grandes actores. Por un lado, las empresas clientes, que nos compran el servicio y nos dan trabajo, están nuestros colaboradores y nosotros que administramos este servicio, y esa cancha es la que tiene que estar más pareja. Hoy día hay una oportunidad en que todos entendamos que tenemos que trabajar bajo ciertas normas de respeto y de equidad.”

El líder de FENASITRANFOR agrega “lo que nosotros pretendemos, y es un sentir de los trabajadores de contratistas, es que de aquí al futuro haya una paridad en derechos, porque el código laboral que rige la relación entre trabajador y empleador deja mucho que desear, especialmente en la industria.”

Compromisos

“Nuestro gremio cumplirá 15 años de existencia y si en algo hemos cumplido, han sido los compromisos.” Explica Heriberto López, quien agrega, “los que hemos sostenido tanto con la empresa mandante, con las empresas de servicios y los propios compromisos que asumimos en nuestra asamblea. Especialmente ahora cuando vino este descontento social, lo primero que hicimos fue hablar con la mandante, que tenía mucho temor de que se vinieran las manifestaciones y se transformara en lo que hemos visto a lo largo del país. Entonces el primer compromiso que asumimos fue el manejar esta situación y lo hemos podido hacer, pero no por eso, vamos a dejar de decir lo que creemos no se ha hecho bien. Se lo hemos dicho a ellos y se lo hemos dicho a la prensa.”

Jose Hidalgo, de la contratista Forestal Reñico Ltda señala que “hay que trabajar juntos, y me refiero a las grandes empresas, prestadores de servicios y trabajadores. Dejar las desconfianzas de lado, cuidar el sector forestal y el desarrollo logrado. Este uno de los sectores con mayores ingresos, con mayor calidad de vida para sus trabajadores después de la minería, al incorporar más y mejor tecnología a sus procesos productivos, esto con un fuerte énfasis en la seguridad y cuidado al medio ambiente, sin embargo, estamos al debe en desarrollo social y proyección laboral.”

Jorge Hidalgo, Presidente de la Federación Nacional de Trabajadores Forestales, FENATRAF, explica “soy un hombre sensible y siempre busco el dialogo. Busco el acuerdo, considero que es eso lo que tiene que hacer este gobierno y los políticos. Tener luego cosas concretas: pensiones dignas, sueldo acorde al sistema actual y atención médica para los adultos mayores. Cada día que pasa hay más división entre los chilenos, esto a mí me preocupa y no veo que los sectores políticos se pongan de acuerdo para que esto termine luego y no dan solución. ¿Tanto cuesta ponerse en el lado del que sufre en este país? yo quiero paz y quiero un país donde todos tengamos las misma oportunidades.”

En este sentido, el presidente a de ACOFORAG señala que “siempre se ha hablado, pero no se ha avanzado mucho, creo que hoy es el momento de avanzar, no se ha hecho porque también estamos en un mundo cada vez más perverso. Hoy en día las licitaciones han traído dificultades a las empresas de servicios, cuando solo se contrata vía precio, trae riesgos de que las empresas que prestan estos servicios tiendan a desaparecer porque trabajan bajo su línea de costo, estamos en un sistema totalmente perverso y hoy día es una oportunidad para poder replantear el modelo. Así como el país tiene que replantear el modelo económico, también tenemos que ser capaces de replantear el modelo de contratación de servicio.”

Oportunidad

“Sin duda que todas las crisis traen nuevas oportunidades” opina Heriberto López, “pero uno tiene que situarse en la realidad del país. El equipo político y los parlamentarios que están tomando las decisiones en el Congreso, no cuentan con la confianza, especialmente en su representación. Esto genera mala expectativa de que las cosas puedan mejorar. Las cosas se ven bastante complejas, yo creo que una vez que este estallido social llegue a su final, se va a poder recién ahí ver  las oportunidades porque aún es muy prematuro, porque todo está en un status quo en que no se puede predecir nada. Mientras, tenemos que seguir buscando las posibilidades de no perder la comunicación, porque tampoco vamos a echar por la borda la relación con las empresas contratistas y las empresas mandantes. Tenemos que hacer lo contrario de lo que hacen los parlamentarios hoy día, tenemos que ser agentes de confianza, generarnos las confianzas entre los tres.”

Jorge Hidalgo, de FENATRAF agrega “las conquistas que hemos logrado y que son una realidad, es el tener un sueldo ético ARAUCO de $520.000, un aguinaldo de $100.000, un bono nocturno de $3.000 y un seguro de vida. Todo esto se ha solicitado a través del dialogo con la empresa. Hace dos semanas atrás entregamos una solicitud de mejoras a otros puntos como consejo de federaciones forestales desde Constitución a Valdivia. En el transporte forestal es un poco más grave la situación y más compleja, porque todo pasa por producir. Entre 2014 y 2018 andábamos 14.000 km mensuales y se facturaban  $10 millones por camión, hoy andamos 18.000 km y facturamos lo mismo. En muchos casos andamos disponibles 14 horas y a veces mucho más, porque tenemos que producir y olvidarnos de nuestro descanso. Ante esto, estamos formando mesas de trabajo tripartito donde participan la empresa mandate ARAUCO, la Dirección del Trabajo y empresas de contratistas.”

Desafíos

“Como desafío, yo revisaría las licitaciones, la forma de asignación y la forma de comunicarnos. No puede ser siempre un trato de más grande a más chico,” propone Fabián Flores, presidente de ACOFORAG, y agrega “hay ciertos vicios todavía, que son del pasado, que nuestros colaboradores sienten que infunden temor, cuando llega alguien y detiene una faena porque encontró algo que no corresponde, el trabajador se siente amenazado en su trabajo y derechamente en su bolsillo, creo que eso es un desafío a mejorar. En la vía de la asignación, hoy hay que revisar los contratos y el trato más igualitario y cambiar algunas formas después.”

“El desafío futuro de nuestro sector es el poder entregar beneficios a las regiones, comunas y pueblos en que trabajamos y no solo llegar como turistas pasajeros que no aportamos al progreso de estos centros sociales. Los impuestos de las empresas debieran pagarse en cada región y comuna para que la comunidad pueda ver el aporte real a sus comunidades. En este sentido, los modelos de gestión debieran ser más acotados a zonas para lograr desarrollo laboral más significativo en los territorios y esta forma lograr más identificación con nuestro sector” propone Jose Hidalgo, socio fundador de Forestal Reñico Ltda.

Por su parte, Jorge Hidalgo, líder de la FENATRAF, señala “soy dirigente sindical y tengo muy claro para dónde vamos caminando juntos con nuestros asociados, conductores y trabajadores forestales. Hemos llegado a muchos acuerdos y no es todo malo si trabajamos para solucionar las cosas, respetarnos mutuamente y dialogar para llegar a un entendimiento. Todavía hay muchas cosas que no se han podido solucionar, lamentablemente estamos en momentos en que se privilegia la producción antes de la seguridad, pero tiene que ser al revés. Hay varios problemas en las licitaciones a los que hay que darle solución definitiva”.